Motivos para que la OPEP apueste por reducir la producción de crudo

Tan importante o más aun que la definida voluntad de los miembros de la OPEP de recortar su producción de petróleo, expresada en la reunión celebrada en Viena, es el hecho de que otros grandes exportadores, como Rusia, hayan adelantado su propósito de hacer otro tanto. Lo notorio de esta convergencia de voluntades entre los 14 productores miembros de la OPEP y ciertos de los otros exportadores que no pertenecen a ella, es que ahora sobrevienen condiciones de gobierno y pacto para frenar el exceso de oferta que han llevado el envilecimiento de los precios del barril de crudo. De ahí que en tanto se formalice la decisión de la OPEP en su próximo plenario ya los mercados, automáticamente, han registrado la subida del Brent hasta un 8,63 por ciento, instalándolo por encima de los 50 dólares.

Lo cierto de momento es que han variado las condiciones imperantes desde que comenzó la caída desde los 100 dólares el barril. Y así, más allá del enfrentamiento entre el Reino de Arabia y la República Islámica de Irán – respecto al montante de los respectivos recortes de sus exportaciones ; queriendo los persas resarcimientos por las sanciones sufridas durante el tiempo de las penalizaciones que les fueron impuestas por infringir la ley internacional sobre la producción de armas atómicas. Frente a eso, y compensándolo sobradamente, la integración rusa en el rumbo restrictivo de la OPEP supone tanto como un cambio sistémico en las condiciones políticas y económicas imperantes desde hace ocho años.

A lo largo de este tiempo, la caída de los precios del petróleo ha obligado hasta ahora a cambios brutales sobre los exportadores concernidos en el proceso, desde el caso venezolano – dónde en lo económico también todos los errores y desórdenes han tenido asiento – hasta el de Arabia Saudí, que se ha visto obligado, por las mermas de ingresos habidos en todo este periodo, ha revisar los patrones de financiación, las magnitudes de gasto público, especialmente en el sector militar por causa de la guerra del Yemen, y el rango de las gigantescas inversiones demandadas por las contrapartidas climáticas del país.

Otro tanto cabe observar en el caso de la Federación Rusa, obligada a transigir con las condiciones de atípica “asociación” que le habrán sido impuestas desde la propia OPEP, habida cuenta el coste de las sanciones europeas por sus desafueros neoimperialistas en Ucrania y los dispendios derivados de su expansión en Oriente Próximo a través de su compromiso con Al Asad en la guerra de Siria.

De distinto modo y manera, en unos y en otros, quien la hace la paga. El petróleo recupera precio por muy variados motivos, circunstancias y razones. En todo caso siempre es expresión y medida de cambio.