¿Giro al arbitraje militar en Venezuela?

El balance de la llamada por la Oposición “Toma de Venezuela”, con un policía muerto y otros cuatro heridos, junto a 120 heridos más; aparte de 150 detenidos. Y sumado a ello el anuncio de Henrique Capriles de que la consigna para la protesta continua – a despecho de las recientes amenazas intimidatorias de la segunda jerarquía política del régimen –, de otra manifestación en ocho días y de una huelga general de 12 horas; pese a ello, se ha revelado una reflexión del jefe militar más dilecto del Presidente Maduro, el general Rodríguez Torres. Un Hecho de la mayor significación y sentido en las presentes circunstancias, generadas por la resistencia del régimen a desbloquear el proceso judicial para llegar a la convocatoria del referéndum revocatorio de los poderes todos del actual presidente de Venezuela.

De otra parte, el cambio de talante y estilo advertidos en el comportamiento de la Guardia Nacional Bolivariana – cuerpo de seguridad colectiva de composición (militar y policial) y menesteres semejantes a los de nuestra Guardia Civil -, durante las protestas del miércoles, permiten atisbar e inducen a suponer un principio de cambio por parte de Nicolás Maduro tras de su peregrinación al Vaticano. Cabe entender que en otro contexto, el de los niveles de tensión previos a su escapada a Roma, no habría sido lógico lo manifestado por el referido general Rodríguez Torres al decir: “Cerrar las puertas a la democracia es abrirlas a la violencia”.

De ser las cosas como parecen, el giro al arbitraje militar vendría precedido por haber principiado ya de la mano presidencial. Como milagrosamente flexionada por la recibida bendición del Santo Padre en su encuentro de Roma.