Mosul, divisoria militar y política

Por la escala de recursos que se aplican, por el alcance de los riesgos que genera, por el signo histórico político y económico que contiene y representa, la comenzada batalla de Mosul es el episodio quizá más relevante de los habidos en Mesopotamia desde 1973, cuando se inició la invasión norteamericana de Iraq con sus devastadores efectos en la infraestructura social y la superestructura ideológica y política entonces vigentes en el mundo mesopotámico; con la disociación de los componentes nacionalistas e islamistas, diversamente instalados en los Estados surgidos del desmantelamiento del Imperio Otomano (especialmente en el Iraq del Baasismo) al cabo de la Primera Guerra Mundial, con la Paz de París.

Los miles de combatientes desplegados por el Gobierno de Bagdad, además de los Pesmergas – milicianos kurdos- que les asisten -, junto al potencial de fuego de la Alianza antiyihadista, y por los combatientes acumulados en el improvisado solar del Estado Islámico; la amenaza y el riesgo que supone, desde el lado yihadista, la consolidación y la expansión del terrorismo islámico en el mundo occidental, al convertir el mundo europeo en un campo de minas – potenciado desde el incrementado flujo de terroristas que trufan el incrementado caudal de refugiados procedentes de la guerra de Siria -, amén del crecimiento de ese género de atentados urbanos en Estados Unidos …, son órdenes de magnitud y rangos de complejidad que por sí mismos rebasan de largo los rebotes habidos hasta ahora, como directa repercusión de la guerra civil siria y de su estribación en la contienda de Yemen, entre los chiíes municionados por la República Islámica de Irán y los suníes financiados por Arabia Saudí y el Consejo de Cooperación del Golfo capitaneado por la propia Arabia.

Es del mayor interés, en horas como éstas, recordar que fue en Mosul, dónde el petróleo apareció por primera vez en cantidades tan significativamente críticas que frustró la creación de Kurdistán como Estado, tal como había convenido la Conferencia de París, al acabar la Primera Guerra Mundial y desmantelarse el Imperio Otomano.
En lugar de ello se creó Iraq sobre la base de la antigua Mesopotamia, resuelta entonces en una agregación de dominios tribales identificados en la vertiente suní del Islam. Es dato éste que aporta especial significación a los Pesmerga kurdos enrolados en la campaña, y al específico interés de la Turquía de Erdogan en meter la cuchara en esta operación militar sobre Mosul.