Estertor de la dictadura venezolana

El principio resultante de lo aplicado por la dictadura venezolana en la siniestra regiduría de Nicolás Maduro, nominado sucesor por Hugo Chávez en su lecho de muerte, no podía haber sido otro que el establecido para la ocasión mayor del hundimiento del sistema. La consagración de la desigualdad ante la ley. Maduro, alentado quizá por el espectacular purgatorio turco de Recip Erdogan, ha instruido a cinco de sus ministros para que los correspondientes funcionarios de sus respectivos ministeriales significados por apoyar el referéndum revocatorio de su magistratura sean traslados en horas 48 a otros destinos ministeriales que los ocupados hasta el presente.
La instrucción se ha sustanciado con la entrega a los respectivos ministros de las correspondientes listas en las que los afectados aparecen como firmantes de la petición del referéndum revocatorio de la norma en cuya virtud Nicolás Maduro accedió a la presidencia de la República de Venezuela. La fuente de la información no se encuentra en los medios políticos opositores, sino en la del Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV), por boca de su dirigente Jorge Rodríguez.

Informaciones de agencias precisan que los titulares de los ministerios de Alimentación, Empresas Básicas, Finanzas, Trabajo y Despacho de Presidencia recibieron la instrucción de parte del propio Maduro, en la que ha sido la última de las órdenes emanadas respecto del mismo particular, en las que previamente habían figurado las órdenes cursadas a las instancias procesales oportunamente sometidas al Poder Ejecutivo, tal como responde al principio de sometimiento a lo digital de todos los Poderes del Estado en los sistemas antiliberales y totalitarios.
Con todo esto, se ha llegado a otro significativo hito en la batalla política abierta por la resistencia del Gobierno de Nicolás Maduro a que la victoria del centroderecha venezolano en las elecciones parlamentarias del 6 de Diciembre de 2015, en las que logró una mayoría superior a los dos tercios; o sea, bastante para desmontar la última configuración democrática del chavismo. El referéndum revocatorio es el último resquicio constitucional que resta a la MUD, (Mesa de Unidad Democrática) para tomar posesión de su victoria inapelable.

A estas horas, en términos reales, Nicolás Maduro, políticamente – pese a la reserva de fuerza que pudiera significar para el sistema Diosdado Cabello en la dictadura del chavismo- es poco menos que un muerto viviente.