Las desmesuras de Trump convienen a Clinton

Parece una obviedad pero conviene señalarlo, especialmente en el arranque de la Convención Demócrata comenzada este lunes en Filadelfia. El primer mitin conjunto de Hillary Clinton como candidata a la Casa Blanca y del senador Tim Kaine como candidato a vicepresidente, tuvo el doble acierto estratégico del discurso de éste en inglés y en español, de una parte, y de otra, frente a la heráldica del muro de cemento entre México y Estados Unidos como naipe de la seguridad nacional estadounidense, el énfasis en el peso de los hispanohablantes dentro de la población norteamericana.

De ahí que en el comienzo de la convención demócrata durante este lunes, el muy desmesurado radicalismo y la calidad estentórea del candidato republicano, Donald Trump, pudiera haber zanjado de una vez por todas las tensiones internas manifestadas entre las corrientes, talantes criterios y maneras del Partido Demócrata.

En parecido orden de apreciaciones, cabría la hipótesis de que sumados a los dislates de género que han empedrado la Convención Republicana, ciertos aseveraciones de alcance sistémico por parte de Donald Trump, como la de admitir la eventualidad de que Estados Unidos, en términos de política de Defensa, pudiera mirar a otra parte, en el caso de que un aliado dentro del marco de la OTAN, sufriera una agresión desde fuera de la estructura de defensa recíproca y solidaria, es de reconocer la probabilidad de que asuntos de este porte no sólo tengan una relectura específica en el seno de la Convención Demócrata, sino también, llegado noviembre, en la propia campaña electoral.

Han sido hasta ahora de tan acusada gravedad los ataques de Donald Trump contra los grandes consensos de fondo que articulan la base de la democracia norteamericana, que Chris Lehane, asesor en su día de Bill Clinton, ha podido afirmar ahora que Donald Trump será el motor de la unidad en el seno del Partido Demócrata. Una unidad que cupo entender como muy agrietada antes de que el magnate del ladrillo trasatlántico llegara a despeinarse de la manera que después lo ha hecho y seguirá haciéndolo.