La MUD arrojará la ley contra Maduro

Maduro

Mientras la actualidad política venezolana viene empedrada de referencias negativas para las izquierdas de aquí, especialmente para el podemismo políticamente becado con los caudales de la cuenca del Orinoco - tan devaluados por el rodar cuesta abajo del barril de petróleo -, destaca especialmente en esa actualidad la estrategia elaborada por la MUD (Mesa de Unidad Democrática); una estrategia capaz en principio de arrasar sin contemplaciones el populismo chavista desde las urnas del pasado diciembre. Así ha reformulado, sobre la marcha, sus estrategias y procedimientos políticos. Y lo ha hecho porque el Gobierno vencido, desde el primer momento, ha cerrado el paso al cambio político traído por los votos democráticos.

La obstrucción sistemática a la nueva mayoría, cuya victoria ha sido en su dimensión la llave para cambiar las leyes ordinarias de Venezuela, ha obligado a que los vencedores reformulen sus objetivos, a corto y medio plazo, aplicándose a marchar políticamente contra normas de rango inmediatamente mayor que el de las leyes ordinarias. Para ello tienen a su disposición los vencedores, los recursos excepcionales que derivan de la cualificada escala de su victoria en las urnas. Pueden ahora fajarse, en su actividad política, no sólo en el cambio de las leyes que afectan al Gobierno, sino también sobre aquellas, fundamentales, que corresponden y afectan a la estructura de poder correspondiente al régimen “bolivariano”, o régimen socialista del “Siglo XXI”...

Ese programa de cambio acordado por las fuerzas políticas integradas en la MUD no será una modificación simple de la legalidad elaborada y aplicada por el chavismo. El cambio resultante trae una ambición de “retrocambio”; es decir, de regreso a la democracia que retorció y agredió ese supuesto socialismo de la presente centuria en el que se parapeta la rudeza del presidente Nicolás Maduro, reclamando el derecho a representar la “revolución”, como encarnación supuesta de una voluntad popular cuyo signo no ha sido precisamente el expresado por los votos de diciembre.

Quedan en la Constitución venezolana reductos de poder constituyente a los que permite acceder la magnitud de la victoria lograda por la oposición democrática y liberal. Incluyen estas capacidades legisladoras la de convocar consultas para recortar los poderes del Gobierno y la base de un régimen socialista que ha llevado el país a la ruina, como a las libertades y los derechos. Estas capacidades son las que permitirán a la MUD, tras de las manifestaciones nacionales que arrancan el próximo sábado, arrojar la ley nueva contra la dictadura que Nicolás Maduro representa.

Sobre el autor de esta publicación