Otra derrota del chavismo

Esta vez ha sido en Bolivia. Antes lo fue en la metrópoli venezolana, con las elecciones generales del 6 de Diciembre de 2015. Al histórico revolcón del “socialismo del Siglo XXI”, se ha sumado este último domingo, en Bolivia, el naufragio electoral de Evo Morales con su referéndum destinado a modificar la Constitución y eliminar así el obstáculo legal que le impide presentarse a la reelección de nuevo, para un cuarto mandato en 2019.

Escrutados el 72,5 por ciento de los votos, según la presidenta del TSE (Tribunal Supremo Electoral) Katia Uriona, la propuesta del Gobierno era rechazada por el 56 por ciento de los sufragios, mientras que las aceptaciones sólo alcanzaban el 43, 2. Los resultados finales tardarán varios días en conocerse, por el disperso asentamiento de la población y lo problemático de las comunicaciones con numerosos reductos de ésta.

La voz de alarma política desde el neomarxismo imperante en la comunidad chavista suramericana, se ha dejado sentir de inmediato.”Mientras siga el Imperio y el capitalismo, la lucha sigue”…, se ha dejado oír desde el Gobierno de La Paz, lo mismo que podría haberse escuchado en Caracas, a modo de mensaje de ultratumba del caudillo bolivariano. O como desahogo del propio Nicolás Maduro, que habrá recordado, con toda seguridad, el cabreo que se llevó cuando siendo él director de la diplomacia de Hugo Chávez, un golpe de Estado en Honduras contra el entonces presidente Celaya, cuando pretendía modificar la Constitución para acceder a nuevos mandatos presidenciales y ponerse en línea con la onda iniciada en Venezuela con el bolivari-castrismo.

Tan claro como el hecho de que el intento de Evo Morales de perpetuarse a la rusa en el poder, no ha hecho más que profundizar en la división nacional de los bolivianos, en semejante línea de conflicto a que ha llevado el chavismo a los venezolanos, es de destacar el contraste que supone que esa misma polución ideológica tardoleninista venga a rebotar, en forma de aventada borrasca atlántica, sobre la cartografía de la radicalizada izquierda política española.