La cruzada del embuste catalanista

Quizá en ninguna otra ocasión, incluido el explosivo octubre de 1934 con el dislate brutal de Luis Companys desde la Presidencia de la Generalidad, se había producido un cúmulo de enajenación nacionalista y prefascista, como la aportada por Dencás, con los socorros pecuniarios rogados a Benito Musolini para sublimar las fantasías imperiales de la Renaixensa. […]