Diluvio migratorio sobre Europa

Muy principalmente, la dinámica infernal de la tragedia siria, motorizada centralmente a su vez por la eclosión terrorista del llamado Estado Islámico, opera sobre los confines del espacio europeo y sobre los límites internos de la UE – en términos de presión migratoria – como en el pasado lo hicieron sobre los ámbitos asiáticos los embates de la Peste Negra.

Salvadas las distancias que deban salvarse, los episodios migratorios de ahora, protagonizados por las gentes que huyen del terrorismo y de la guerra, y aquellos embates de la Peste Bubónica – trasmitida por las pulgas que parasitaban la Rata Negra en sus oleadas migratorias a bordo de los barcos de madera, y desde sus focos estantes de proliferacIón en las ciudades, construidas mayoritariamente también en madera, como los barcos -; advertir las semejanzas de escala entre uno y otro proceso de brutales desajustes aboca a la consideración de que lo actualmente aflorado y sobrevenido en Europa, que desborda tanto los canales de comprensión y entendimiento como, a corto y medio plazo, las capacidades operativas y los rangos de los medios necesarios para resolverlos.

Lo que parece tan necesario como urgente acometer es el análisis integrado en una unidad internacional de propósitos; pero no a una o varias escalas internacionales, sino desde una unidad de planteamiento como la que correspondería a la agenda de un debate monográfico en la Asamblea General de Naciones Unidas. Un foro, en fin, que comenzando por la guerra civil en Siria y por la cuestión del Estado Islámico se llegara a un consenso global como el que se alcanzó un día para establecer la Sociedad de Naciones y después la Organización de Naciones Unidas.

Lo que en ningún caso resulta de recibo es que los europeos estemos poco menos que en una polémica política dónde los migrados por refugiados sean sólo algo más que las ratas que esperan al Flautista de Amelín que se los lleva a todos por donde vinieron. Algo tan alicorto como miserable, inhumano y miserable. Ofensivo para Europa misma.