Huelgas de hambre para pedir elecciones en Venezuela

Leopoldo López, el alcalde de Chacao encarcelado desde hace 15 meses – ahora en una prisión militar – por el régimen de Nicolás Maduro, tras haber promovido manifestaciones en Venezuela, acaba de comenzar una huelga de hambre según ha dado a conocer su esposa con un video difundido por Internet, exigiendo del Consejo Electoral Nacional para que fije de una vez elecciones parlamentarias supervisadas por la organización de Estados Americanos (OEA) y por la Unión Europea (UE). Una exigencia apoyada a su vez por otro alcalde, Daniel Ceballos, con la propuesta de una movilización nacional que se celebraría el próximo sábado.

Una cosa y la otra, esta convocatoria y el inicio de la huelga de hambre, definen una nueva secuencia de presiones sobre la Venezuela de Nicolás Maduro, luego de que éste vedara la proyectada visita de Felipe González a Caracas para aportar asesoramiento técnico a la defensa de Leopoldo López – que el régimen venezolano ha bloqueado mediante el aplazamiento indefinido del inicio del proceso mediante una resolución del presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, con lo que a su vez pretende desactivar el añadido apoyo a los dos principales encarcelados – el propio Leopoldo López y Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas, encarcelado desde el pasado mes de febrero, al que se acusa de conspiración -, suscrito por una significativa mayoría de ex presidentes iberoamericanos.

Si algo faltara para agitar más el convulso escenario político y social de Venezuela está el impacto causado por el derribo de un avión mexicano con un cargamento de cocaína procedente de Colombia, que en su caída regó de paquetes de droga las aguas de una playa venezolana. El hecho, como no puede ser entendido de forma, se ha venido a producir en medio del revuelo causado por las revelaciones del Wall Street Journal sobre los supuestos apoyos logísticos desde medios militares y políticos del régimen chavista al tráfico de estupefacientes procedentes de Colombia, camino de Estados Unidos y del mercado europeo.

La presunción de que tal noticia del derribo militar de ese transporte mexicano no sea otra cosa que un montaje para desactivar la tesis de las complicidades oficiales de Venezuela, es algo que se presenta como reflexión obligada.
Tanto como la de que la presencia perturbadora en su propio ámbito de la izquierda nacional española, de quienes fueron huéspedes del desestabilizado populismo venezolano, ha aportado sombras y luces nuevas a la ronda electoral de ayer, en Municipios y Autonomías, lo mismo que lo hizo en las últimas elecciones para el Parlamento Europeo.