Compás de espera. Luego de Minks II

El cambio derivado de lo suscrito en la cuatripartita (Merkel y Putin, Hollande y Porosehnko) Segunda Conferencia de Minks, concierne sólo a los efectos de intromisión rusa contra la soberanía y la integridad nacional de Ucrania, pero nada más. Ajeno a ello es el plano sustantivo: el de las causas generadoras de la crisis política de Ucrania y de su guerra interna.

El alto el fuego parece conseguido de momento. Las sanciones europeas sobre empresas y personas siguen también cómo y dónde estaban; como las propias causas determinantes del conflicto. Se ha conseguido que las batallas del Este no siguieran a más. Lo que no es poco. Pero los factores y cuestiones de fondo no han sido reconsideradas en el encuentro cuatripartito de dieciséis horas habido en la capital de Bielorrusia.

Incluso cabría decir que la naturaleza del debate y la condición del encuentro en Minks no ha trascendido el ámbito de lo sólo metodológico, del camino a seguir para, al menos, cortar la sangría de vidas – más de 5.000 desde que comenzó el conflicto -, que no es poco desde luego. Aunque sí palmariamente insuficiente. Lejísimo todavía, puesto que la anexión de la península de Crimea – luego de un simulacro de referéndum aprobatorio, con el sí custodiado a la par que impuesto con los fusiles de asalto de la tropa rusa -, es burla al Derecho de Gentes, burla y escarnio para el mundo.

Mientras las cosas continúen así es de suponer que no serán removidas las sanciones económicas. Si no se deshace el enorme entuerto de la agresión rusa a la integridad territorial de Ucrania es de suponer que las sanciones económicas no le serán levantadas a Rusia. Algo que siendo críticamente dañino para la economía de ésta, será también – está siéndolo ya – perjudicial para las propias economías europeas.

Situaciones así, condiciones en que todos pierden – aunque unos más que otros – componen un sinsentido cuya gravedad corresponde a la del peldaño que precede a la del nivel de la guerra. El compás de ahora, luego del Minks II, no puede ser otro que el de espera.