Francia decide sobre la interlocución con Alemania

Ya en el primer asalto de las elecciones francesas – horariamente trastocadas por los restos coloniales de su imperio, los votos de Ultramar – se ponía sobre el tapete el destino a medio plazo del eje franco-alemán. Tal es la cuestión implícita en la contraposición de modelos políticos –mucho más que económicos – para transitar lo que en teoría es la segunda o última fase de la crisis en que la Europa del sur, Francia incluida, permanece embarcada.

En el caso de que las urnas ratificaran lo anticipado por las encuestas, sería lo lógico que el equilibrio político actual de la Unión Europea saltara por los aires como las hojas en otoño, dicho sea en esta primavera recién consagrada. Este es, en cualquier caso, asunto a señalar y pronóstico a reservar, pues dos son los puntos que en la tarde de ayer se atribuían a Hollande y dos son las vueltas para votar sobre la presidencia. Aunque el énfasis de las encuestas y el aire de los primeros resultados apuntados en la tarde de ayer, apunten la probabilidad de que en la primera fuera Hollande, el candidato socialista, quien prevaleciera ya desde el principio.

… Y EL ARGENTINAZO

El cambio de otro equilibrio exterior, tan relevante como el europeo para los intereses de España, es el que en el ámbito iberoamericano ha precipitado la malevolencia del montonero populismo argentino, encaramado al poder por la arribada generacional de los Kicillof (hombre fuerte en el ministerio del fantasma De Vido), bajo las faldas de la viuda clueca y kirchneriana.

El golpe argentino de YPF incide de manera sustancial en el equilibrio del mundo iberoamericano. Un hemisferio fragmentado por la eclosión sucursalista del chavismo venezolano – agusanado por el narcotráfico – en el ocaso biológico del castrismo cubano.

Las revelaciones del ex magistrado Eladio Aponte, huido al exilio norteamericano a través de Costa Rica, tras de su destitución por disidencia con el régimen, ha informado con nombres y detalles, desde Washington, no sólo de los pormenores sistémicos del narcotráfico sino también de la perversión estructural del Gobierno, con un Poder Judicial administrado por Elías Jaua desde la vicepresidencia del Consejo, en despachos semanales que remedan la propia liturgia del entero Ejectivo. Y también, el organigrama mismo del modelo comunista de gestión pública imperante en Cuba.

Pero hay más. La injerencia de fondo y el paralelismo entre episodios de la Venezuela actual y la Cuba de 1989, con el procesamiento y ejecución del héroe de la Guerra de Angola, el general Ochoa – sobre el que hicieron recaer la responsabilidad del narcotráfico en el que, al parecer, se involucró también el régimen de la Isla – vienen a ilustrar el calado de la deriva regional desde la doble basculación a la izquierda de una parte importante del hemisferio hispánico.

Y es precisamente en ese cuadro en el que debe inscribirse la propia deriva argentina con YPF, cuya última motivación y causa, según parece más claro cada vez, ha sido el hallazgo por Repsol de los yacimientos de hidrocarburos en el subsuelo del espacio de Vaca Muerta, de rango próximo al de los yacimientos submarinos de Brasil. Junto a lo cual se percibe con absoluta nitidez la inspiración venezolana de la “fórmula china”, entendiendo por tal la senda emprendida por el Chávez al que ha sorprendido el cáncer hace diez meses, de buscar en China el mercado alternativo para su petróleo, dejando a un lado – hasta donde resulte posible – el mercado estadounidense. Los incubados por la viuda clueca y su difunto esposo quieren, conforme tal patrón alternativo de cuño venezolano/chavista, venderle Vaca Muerta a los chinos, ya instalados a modo en el Continente africano. O sea, en las dos orillas del Atlántico Sur.

El argentinazo contra Repsol, y por ende España, nada tiene de casual y limitado. Presenta calidades de tsunami contra la histórica sintonía hispanoamericana.