La ministra desaparecida y el éxito del comisario proxeneta

No cesa el escándalo. No se habla de otra cosa. El asombro es general y máximo. ¿Cómo puede seguir siendo ministra de Justicia Dolores Delgado después de conocerse su relación de confianza máxima con el comisario proxeneta José Manuel Villarejo? Es estremecedor que Dolores Delgado, “Lola” o “Dos” para sus amigos mafiosescos, le garantizara “éxito asegurado” a Villarejo cuando este le cuenta en presencia de sus colegas de cloaca y del entonces todavía juez que ha montado un puticlub para conseguir “información vaginal” con la que extorsionar a sus clientes. Todo se le ocurrió decir a la fiscal es que el negocio era de “éxito asegurado”. ¿Tanto sabe la señora Delgado de puticlubs? No se le ocurrió reprochar al comisario proxeneta su actividad o incluso denunciarle por explicar con detalle cómo se dedica a negocios delictivos?. No, a “Lola” solo se le ocurrió reírle la gracia al poli amigo y afirmar en un clima de complicidad de los comensales que “a bote pronto es mucho más fácil que un hombre babee a que una tía babee”. Ella, que antes había dicho que le gustaban los tribunales de hombres y no de mujeres, y que considera a su colega de entonces y de ahora un “maricón”.

Y el jueves pasado, en plena tormenta por la difusión de sus conversaciones en la comida con el clan mafioso de Villarejo, la ministra, se va con el ministro “maricón” a un acto de homenaje por los 30 años de la mujer en la Guardia Civil y entre risas (a “Lola” le van la marcha y el cachondeo) se coloca un tricornio  en la cabeza, pero luego da orden de que no se divulgue la foto. Pero la foto se ha divulgado, claro que sí, como era evidente que sucedería, pero esta mujer no aprende. Y ahora se queja, además de que se hayan publicado sus conversaciones antiguas con Villarejo, de que haya salido la foto con el tricornio, con el ministro  “maricón” presente con una sonrisa de oreja a oreja. ¿Cómo se extraña “Lola” de que hayan salido las cintas de Villarejo, si en ese almuerzo él mismo le explica que se dedica a la extorsión y que ha montado una casa de putas para acceder a “información vaginal”? Pues sí “Lola”, éxito garantizado, un gran éxito de la audioteca de Villarejo, que amenaza desde la cárcel de Estremera con difundir más y advierte de una traca final en Navidad. Y ella callada, y alejada del mundo, cancelada la agenda, hasta el 10 de octubre que comparece en el Congreso. Esperemos que curre algo y no se vaya a Cartagena de Indias a relajarse.

Las grabaciones de Villarejo evidencian algo que ya se sabía, y es la estrecha relación de Garzón y “Lola” con el grupo mafioso de Villarejo. Y no eran los únicos, hay más jueces, fiscales, abogados y periodistas que formaban parte de la troupe, y terminarán saliendo, porque Villarejo lo grababa todo, todito todo, y es muy vengativo, y muy chantajista, y aún cree que el goteo de grabaciones le puede librar del talego. Pero ahora, si podía tener alguna esperanza de salir, se la ha cargado, porque el escándalo sería ya insostenible para Pedro Sánchez, que está encantado de haberse conocido, y que nos ha dejado otra foto para la historia, rodeado por siete guardaespaldas por las calles de Nueva York, una imagen patética, mezcla de Tarantino cutre y los hombres de negro serie B, un ejercicio de narcisismo patético. Este Gobierno no acierta ni con las fotos.

Y lo que faltaba era que hasta el ministro astronauta, del que no habíamos sabido nada desde que tomó posesión, se haya metido en un lío feo con lo de Hacienda que estropeó en su comparecencia ante la prensa, de la que ya se ha desdicho en horas, otra costumbre de este Gobierno que naufraga pero resiste y pretende aguantar hasta 2020. ¡¡¡Y nos lo queríamos perder!!!