Cifuentes, los vídeos, el máster y Eroski

Vaya por delante, para que lo sepan los lectores, como debe ser, que Cristina Cifuentes es mi amiga y por ello la tengo aprecio personal. Un video grabado en 2011 en la que un agente de seguridad le requisa dos botes de crema barata en un supermercado Eroski que no había pagado y finalmente abonó alegando que los había cogido por error han acabado con la carrera política de Cristina Cifuentes, que esta mañana ha dimitido como presidenta de la Comunidad de Madrid y que está tardando en hacer lo mismo de la presidencia del PP de la capital.

En su despedida ha alegado, como ya he escrito, que se llevaba las cremas por error y ha dicho que en política no vale todo. Me sorprende que Cristina Cifuentes haya tenido una salida tan desafortunada, que no le deja en buen lugar, como me sorprende que no haya pedido perdón.

Claro que en política no vale todo, como en la vida, pero ella se ha equivocado gravemente desde que estalló el asunto del máster que no fue, y sus asesores más próximos también.

A Cifuentes, que llegó con la escoba de barrer la corrupción que asolaba Madrid y que cerca aún  al PP, se la tenían bien guardada, es verdad. Desde el 4 de mayo de 2011 alguien ha tenido el video en el cajón esperando un momento para abatir a la pieza. Pero claro, si no existiera el video no habrían podido difundirlo, y nadie se lleva dos botes de crema barata sin pagar de un Eroski “por error”, como nadie dice que tiene un máster que no tiene “por error”. Escrito esto, ha sido víctima de una operación feroz y vomitiva. En cuanto la han visto flojear han ido a degüello, sin escrúpulos, y en el asunto ha habido colegas de su propio partido, como pasa siempre.

Ahora el PP debe explicar cómo pudo llegar a la presidencia de la Comunidad de Madrid y cómo antes fue elegida como delegada del Gobierno en Madrid. El segurata que la pilló y los que guardaban el vídeo del mangue debían estar que se partían la caja viéndola mandar a la Policía.

Todo lo sucedido en torno a Cifuentes, como otros, es una muestra útil para evidenciar la basura moral que hay en nuestra política, el ínfimo nivel de tantos, la excesiva cantidad de canallas de la peor ralea que esperan escondidos con la navaja trapera para clavar cuando el adversario o el enemigo flojea. Y la política no es sino un reflejo de la sociedad.

Me sorprende que Cristina Cifuentes, que es una mujer inteligente, haya actuado con tanta torpeza, se haya aferrado al cargo de este modo. Y ahora resulta que en Génova, a buenas horas mangas verdes (y anchas), recelan de Ángel Garrido, el número 2 de Cifuentes, y quieren colocar a alguien más joven, dicen. O sea que ahora se han puesto estupendos en la selección de personal. ¿O es que les ha llegado que hay artefactos explosivos de alta potencia contra Garrido también guardados en un cajón?, como estuvieron desde 2011 y 2012 el vídeo y el máster de Cifuentes.

Puestos a ponerse estupendos y a censurar a quien no dice la verdad (en relación a Cifuentes), que le apliquen el mismo rasero a Rajoy si tienen huevos, porque sus mentiras han sido mucho más graves que las de Cifuentes, y ahí sigue, preparándose para volver a ser candidato, para eternizarse, con todos los borregos bailándole el agua.

Cristina Cifuentes debe dimitir del PP de Madrid  de modo inmediato, antes de que la cesen. Ha hecho una buena gestión, ha defendido posiciones democráticas en momentos complicados para ella y ya va a terminar suficientemente mal y con su imagen deteriorada como para empeorarlo. Supongo que sus amigos seguirán siendo sus amigos. Yo desde luego sí.

PS: Y vaya con Eroski, que se pasa la ley por el forro y aunque deben destruir las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad al cabo de un mes, tiene a alguien seleccionando planos para utilizarlos de este modo. Qué vergüenza. Si tienen más material que lo saquen cuanto antes.