Aguas turbulentas en Interior

Tras la remodelación anunciada el viernes, en el Ministerio de Interior las aguas son hoy turbulentas. La remodelación del ministro Zoido en la Guardia Civil y la Policía han avivado la marejada. Son tres los motivos esenciales que llevaron a Zoido a ejecutar los movimientos: liquidar la denominada “policía política” en el Cuerpo Nacional de Policía, contentar a cualificados miembros del Gobierno en su cabreo con el director adjunto de la Guardia Civil, Pablo Martín Alonso por las últimas operaciones llevados a cabo por su equipo y acabar con la fuga de información desde el Ministerio al entorno de Alfredo Pérez Rubalcaba, quien seguía teniendo mucha mano en la casa tras su paso por el ministerio. Quizá sus colegas del Ejecutivo estén satisfechos, pero en el Ministerio, la Guardia Civil y la Policía la cosa anda revuelta.

La eliminación de los DAO (director adjunto operativo de la Guardia Civil y la Policía en pleno arranque de las vacaciones no ha sido bien recibida y se duda de la efectividad de la nueva estructura. Ahora se han creado cuatro mandos en cada cuerpo. En la Guardia Civil los de Operaciones Territoriales, el de Información, Investigación y Ciberdelincuencia, el de Personal y Formación y el de Apoyo e Innovación. En la Policía las cuatro nuevas Jefaturas son las de Central, Logística e Innovación, la Central de seguridad Ciudadana y Coordinación, la de Recursos Humanos y Formación y la de Información, Investigación y Ciberdelincuencia.

El cese del DAO de la Policía, Eugenio Pino, ha sorprendido relativamente poco, pero no gusta la nueva estructura, y en el caso de la Guardia Civil, además de existir muchas dudas sobre la efectividad del nuevo organigrama, hay muchas críticas a las formas con que ha sido cesado el DAO, Pablo Martín Alonso, quien recibió la comunicación por teléfono y sigue esperando alguna explicación. Martín Alonso había indignado a la cúpula dirigente del PP y también al actual y polémico secretario de Estado de Interior, José Antonio Nieto, pues una de las investigaciones de la Unidad Central Operativa (UCO) apuntaba a una posible financiación irregular del PP de Córdoba en los años en los que Nieto estuvo al frente del mismo.

En buena parte de los mandos de la Guardia Civil y la Policía y en algunos funcionarios cualificados de Interior se cuestiona una reforma que diseña una estructura de mando horizontal que “puede plantear muchos problemas de ensamblaje” y que es considerada por muchos como “improvisada, absurda, elaborada por gente con poca experiencia e innecesaria”. Llama la atención a algunos también que en el Real Decreto que anuncia la nueva estructura de los dos Cuerpos se mencione la corrupción, cuando si se habla de Ciberdelincuencia, yihadismo, violencia de género, delitos de oído, trata de seres humanos, crimen organizado, etc. Las fuentes con las que he hablado consideran llamativo que no se mencione la corrupción, cuando es uno de los problemas que más preocupa a los españoles.

También ha llamado la atención que el lunes fuera nombrado como nuevo jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), el hasta ahora máximo responsable de la comisaría del aeropuerto de Barajas, Fernando Moré. Más de un año después de la salida de Manuel Vázquez, se mantenían 16 meses de interinidad. En septiembre del año pasado se convocó la plaza y solo se presentó, precisamente, Fernando Moré, pero el Ministerio la dejó desierta y convocó un nuevo concurso. De nuevo ha sido Moré el único aspirante y, ahora sí, ha sido designado. Para muchos funcionarios lo sucedido evidencia que “la Ley de Personal que establece la obligatoriedad de convocar concursos limita mucho la capacidad de elección y, en definitiva, no es sino una triquiñuela para elegir a quien se desea por la vía de solicitarle que se presente”.

Ahora queda saber quiénes serán los elegidos para dirigir Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) y la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT) de la Comisaría General de Policía Judicial, otros dos puestos clave para los que se barajan los nombres de María Marcos, actual jefa provincial de León y Fernando Pérez, ya destinado como jefe de brigada en la UIT.

En el Ministerio, la Guardia Civil y la Policía hay descontento con “el clan de los andaluces”, y se considera que José Antonio Nieto, con sus peculiares modales, que se pusieron de manifiesto en su comparecencia en el Congreso cuando fue reprobado,” no están ayudando a pacificar una casa en la que es esencial que se hagan bien las cosas, en un momento tan importante con la amenaza yihadista ardiendo y el problema catalán en la recámara. Zoido tiene el apoyo de Rajoy y Cospedal, pero no está dejando huella en la casa”.