El incierto futuro de Doñana

El Gobierno andaluz posterga su polémica ley sobre los regadíos de Doñana hasta después de las elecciones

El paréntesis por la campaña electoral no será óbice para que el PP apruebe la norma en el Parlamento a finales de julio

El presidente andaluz, Juanma Moreno, durante una de sus intervenciones en la sesión de control al Ejecutivo en el Parlamento de Andalucía en Sevilla este jueves.

EFEEl presidente andaluz, Juanma Moreno, durante una de sus intervenciones en la sesión de control al Ejecutivo en el Parlamento de Andalucía en Sevilla este jueves.

El Gobierno de Juanma Moreno ha congelado la tramitación de la ley de regadíos en el Parque Natural de Doñana. La campaña electoral servirá de paréntesis y tendrá lugar cuando pasen los comicios municipales del 28-M. Será tras la cita con las urnas cuando la Mesa de la Comisión de Fomento del Parlamento andaluz mantendrá una reunión para elaborar la lista de los expertos que comparecerán para dar sus valoraciones sobre la controvertida norma que se ha convertido en un nuevo campo de batalla para PP y PSOE.

Ha sido este jueves cuando el Ejecutivo andaluz ha reconocido que la negociación de la proposición de ley para la regularización de regadíos en el Condado de Huelva, en el entorno del Parque Nacional de Doñana, no se abordará hasta después del 28-M. Y es que algunas de las comparecencias previstas en Comisión de Fomento podrían perjudicar al Gobierno andaluz de cara a los comicios del 28-M, debido a que algunos expertos son muy críticos con la ley, sobre todo los agentes sociales que están previstos a intervenir en sesión parlamentaria.

Sin embargo, este pequeño retraso de la norma, que avanzaba ya en su camino parlamentario por la vía de urgencia, no desbarata los planes del Ejecutivo de Moreno. El texto podría aprobarse definitivamente en el Parlamento andaluz a finales de julio. Es la previsión del Gobierno andaluz, aunque, como ha reconocido este jueves el presidente andaluz, están dispuestos a retirar la proposición de ley registrada por PP-A y Vox si desde el Gobierno de Sánchez o el PSOE le presentan "alternativas".

Doñana, como viene siendo habitual en las últimas semanas, ha centrado la sesión de control de control del Gobierno en el Pleno del Parlamento con un nuevo enfrentamiento entre Moreno y el líder de la oposición, Juan Espadas. El primero ha denunciado la "guerra" que ha emprendido Sánchez contra Andalucía al hilo de la polémica norma y ha afeado al líder del PSOE-A que haya "rendido la plaza" de la federación socialista andaluza al también secretario general del PSOE.

Espadas le ha devuelto el golpe y ha afirmado que "hay un antes y un después" por la decisión de Moreno de llevar "a las bravas" dicha iniciativa al Parlamento, y ha subrayado que "ha sido un gran error" con el que "termina" la "luna de miel" del presidente de la Junta "con los andaluces".

El líder socialista ha acusado también al presidente de haber "entrado en una deriva mentirosa" por la iniciativa parlamentaria sobre Doñana, al denunciar que el Gobierno central no se ha querido sentar con la Junta cuando el consejero de Medio Ambiente, Ramón Fernández-Pacheco, "se ha reunido dos veces con el secretario de Estado de Medio Ambiente", Hugo Morán, en los últimos meses.

Además, Espadas ha afeado a Moreno que "ha extrapolado el problema de la Corona Norte a la provincia de Huelva y al conjunto de la agricultura", y ha sostenido que así "está llamando al voto a aquellos a los que está engañando".

Doñana, un nuevo campo de batalla político

La paralización durante unas semanas de su trámite parlamentario se produce después de que Doñana irrumpiera en la precampaña electoral con intensos choques entre PSOE y PP a nivel nacional. Con Sánchez y Feijóo al ataque de su adversario. Las posturas están muy enfrentadas. El presidente del Gobierno y líder socialista se aferra a la defensa de la reserva natural de Doñana para hacer política en una plaza tan importante como es Andalucía, gobernada por el popular Juanma Moreno. El líder de la oposición, por su parte, se aprovecha en su discurso de los problemas de sequía que está padeciendo España para defender la actuación de la Junta en Doñana, pese a las críticas que también llegan desde Bruselas y desde organizaciones ecologistas.

De hecho, la Comisión Europea (CE) ha advertido de que la proposición de ley de la Junta para regularizar regadíos en Doñana puede deteriorar el humedal ya que "parece ir en dirección contraria" a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que obliga a protegerlo.

No obstante, la CE señala también que las medidas adoptadas hasta ahora por el Gobierno de España para garantizar su cumplimiento "no son suficientes, incluso sin contar con el probable impacto negativo de la legislación propuesta".

El Gobierno de Sánchez se comprometió por ley a dar solución llevando agua a Doñana y su entorno. Se acordó ejecutar más de diez infraestructuras para dar traslado a casi 20 hectómetros cúbicos de aguas superficiales para proteger las aguas subterráneas en descenso.

Por su parte, el Gobierno de Moreno se comprometió a sacar adelante una ley en trámite de urgencia para legalizar más pozos y permitir que se continúe con la expansión de los cultivos de regadío en la zona. El mandatario andaluz siempre ha afirmado que los agricultores de Doñana necesitan cuatro hectómetros de trasvase para las nuevas zonas agrícolas que esta proposición pretende legalizar.