La herida no cerrada

Sigue sangrando copiosamente la herida que la humanidad se infligió a sí misma cuando la creación del Estado de Israel en territorios palestinos forzó el desarraigo de unos pueblos violentamente reemplazados por otros. La misma plaga se había abatido sobre Europa al concluir la 2ª Guerra Mundial y afectó a unos 30 millones de europeos […]