Libia y nuestra vergüenza

Ni la ONU, suprema organización mundial que se propone, tal como se expresa en el preámbulo de su Carta fundacional, “preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra” y con ese fin coordina las fuerzas de los países miembros “para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales”; ni el llamado G-8, […]