Algunas opiniones del Gobernador del Banco de España

Hace algunos días el diario El País publicó una entrevista con el gobernador del Banco de España, Sr. Hernández de Cos, persona sin duda discreta y parece que poco dada a muchas explicaciones, algo que, en principio, no cuadra mal con su importante cargo y misión, especialmente en tiempos difíciles, como son los actuales y los que vienen (aunque estos últimos para el Gobernador parecen menos complejos que los vaticinados y temidos por gran parte de los expertos). El tiempo lo dirá. Pero veamos lo que opina, en algunos casos, el entrevistado.

Lo primero, una afirmación que hay que compartir sin dudarlo. La reciente crisis, ”esencialmente financiera, sería un error pensar que pueda no tener un coste reputacional para el supervisor (el propio Banco de España, añadimos)… es indudable que lo ha tenido, como en otros países”. Totalmente de acuerdo como señalar que es bueno que se reconozca y se saquen lecciones provechosas de lo ocurrido. Y añade el entrevistado que “el personal y la dirección del Banco de España mantienen un prestigio internacional… lo que queremos ahora es recuperar la reputación sobre la base de ese prestigio”. Hay que creer la opinión del Gobernador y confiar en el logro de ese objetivo se supone que no fácil. Veremos.

Totalmente de acuerdo también en la importancia de la representación internacional como objetivo “que hay que tomarse muy en serio y cada vez más”. Al fin y al cabo la globalización supone en gran parte el traspaso de decisiones fuera del ámbito propio y tradicional hasta hace bien poco y por ello “hay que buscar a las personas adecuadas para los puestos y hacer lo posible para que los alcancen. Doble objetivo ambicioso e imprescindible pero difícil sobre todo la adecuación de los o el candidato de turno. Y hay ahí demasiados ejemplos de decisiones no acertadas por razones diversas.

Después el Gobernador opina que no ve riesgos de recesión en el área euro “ni mucho menos en España”. Más bien un menor crecimiento… y en eso coinciden la mayoría de analistas. Le preocupa lógicamente la incertidumbre política en nuestro país pues puede ralentizar decisiones de política económica que todos sabemos que hay que tomar”¿Todos? Más probablemente una mayoría pero, y esto es más importante, el desacuerdo esté en la índole y modalidad de esas decisiones que son económicas pero con indudables efectos sociales y políticos. Puede haber más acuerdo en los fines, en los objetivos de esas decisiones pero lo frecuente es el desacuerdo o menor acuerdo en la índole de estas. O sea en el detalle o, incluso, la “línea gruesa” de las mismas y ahí es donde está el diablo. Al fin y al cabo eso es la democracia.

Quizá el mejor ejemplo de eso viene en la siguiente cuestión en la entrevista, referida a las reformas laborales de 2010 y 2012 y las por hacer ya señaladas en sus últimas semanas por el gobierno Sánchez, pero ni iniciadas. Es muy posible, incluso probable añadimos que, “la inestabilidad política impida los consensos necesarios para seguir haciendo reformas”. No solo la inestabilidad política sino además las profundas diferencias entre los partidos políticos sobre el fondo de este complejo asunto. La temporalidad es seguramente lo más grave, pero no es el único lastre aquí.

La entrevista aborda luego otro tema delicado como es el del salario mínimo, donde su reciente subida ha sido valorada negativamente por el supervisor y los grupos y “lobbies” empresariales, cuya opinión es siempre importante. Y añadimos, necesaria la del Banco de España. Como lo debería ser respecto de “salarios multimillonarios” como indica el entrevistador. El Gobernador quiere ser, parece especialmente cuidadoso aquí, y afirma que “el Banco de España no se opone a las subida del salario mínimo” y solo dice que la subida puede tener “algunos efectos negativos”. Bueno, parece cuestión de semántica más bien porque parece estar claro que al Gobernador no le complace esta subida. En cambio, no opina sobre las altas retribuciones de los banqueros, varios de ellos responsables por su mala gestión de las recientes crisis con costes de todo tipo muy altos. Ahí el Gobernador contesta muy estilo EEUU (Alan Greenspan: ”No hay nada per se en la regulación federal que la haga superior a la regulación por el mercado”.1996), en su reciente y monumental crisis financiera ejemplificada en la caída de Lehmann Brothers. Textualmente dice el Gobernador “son empresas privadas que deciden como retribuir a sus directivos”, o sea el famoso mercado con el consiguiente riesgo que en EEUU se hizo realidad en lo que se llama “el secuestro del regulador” por las entidades financieras. El resultado es el conocido (solo en parte) de enormes costes de todo tipo que recaen sobre todo en el sufrido contribuyente y hasta la próxima.

La interesante entrevista continúa sin que el Gobernador reconozca, al menos explícitamente, que las cosas en las crisis financieras en nuestro país no se hicieron bien. Se trata insiste de extraer lecciones de lo ocurrido y “tratar de revertirlo”. Algo así como propósito de la enmienda se supone que por parte de las autoridades y de las entidades ya que afirma “los bancos son conscientes de este problema ya que su negocio está basado en la confianza” y, añadimos, ésta está en mínimos, y por ello el supervisor “les pide más de lo que las unidades financieras están haciendo”. Habrá que ver si le hacen caso. Como siempre en la vida real, no en los manuales, se trata del tema del Poder (con mayúscula) como lo escribió el mismo Lenin (con perdón). El mismo Paul Krugman, poco sospechoso de leninismo, en un reciente artículo en Negocios, El País 17 de marzo sobre los robots y los salarios bajos afirma: “Es verdad que tenemos un serio problema, pero poco tiene que ver con la tecnología y mucho con la política y el poder”.

Hay en la entrevista una referencia final al tema del posible espionaje por parte del BBVA, su investigación interna y su probable retraso, asunto que dice el entrevistado “no me corresponde a mí juzgarlo”. Se supone que públicamente. Discreción como todo buen supervisor. Tampoco va a ser el Banco de España proactivo en fusiones, afirma. Textualmente y una vez más ”el supervisor no puede ser un gestor de las entidades” .¿Solo ser un espectador de quinta fila?

En fin, interesante entrevista por lo que dice y por lo que no dice. Enhorabuena y gracias a los entrevistadores. Ha sido de utilidad incluso para los semilegos pero con vocación de aprender en estas materias, entre los que me cuento… Seguramente por eso, mi asombro por algunas respuestas… y no respuestas.