Hoy toca fútbol

“De victorias morales está llena la Segunda División” (Anónimo)

No he podido resistirme a la tentación de dedicar mi columna de esta semana al tema que ocupa noticias, portadas, reflexiones (de todo orden), o sea el Campeonato Mundial de Fútbol que como millones de seres humanos saben se está disputando en Rusia, “ad majorem honorem et gloriam” del Zar Putin.

Y lo hago impresionado por el desastroso partido que el equipo español jugó hace un par de fechas contra el de Marruecos que seguí atento y meditabundo delante de la tele acompañado de la insufrible verborrea de los comentaristas de turno, verborrea patriotera con un pequeño toque, así me lo pareció, casi semirracista en algunos momentos. Seguro que impresión equivocada por mi parte. Pero me gustó que en un entrevista al fin del partido y “a pie de campo”, uno de los comentaristas televisivos criticó lo que calificó como excesiva dureza de los marroquíes y el jugador español que contestó, digamos su nombre en honor suyo, Isco respondió “nosotros hemos sido tan duros como ellos”. Bien dicho porque así fue.

La duda que me queda tras esta primera fase del torneo es lo que diferencia el verbo “ser” del  “estar” y aclaro. En estos partidos jugados la pregunta es ¿Los jugadores del equipo español “son malos” o es que “están mal”? porque la diferencia es notable. En fin, que responda cada uno. De momento, dos cosas a destacar. Lo normal hasta hace pocos años era que España no pasase de la fase previa tras partidos decepcionantes. Esta vez sus partidos han sido otra vez muy malos pero España (la denominada “La Roja” quien lo hubiera dicho tras 1939), para asombro general, ha pasado siendo primera de su grupo. No nos podemos quejar de nuestro destino, al menos hasta ahora.

Tras el suspiro gigantesco de alivio de anteayer, lo que nos espera es Rusia, un equipo vulgar y que de no tener a su favor el factor campo (que correlaciona, muchas veces, con “efecto arbitraje”) sería fácil presa para La Roja, pero para una Roja que no estuviera, como está ahora, en el diván del psicoanalista. Claro que más difícil hubiera sido enfrentar a los bravos uruguayos, esa llamada “Garra Celeste” que nunca visitan ese diván. Nos perdemos así un duelo entre esa Garra y la llamada “Furia Española”, calificativo surgido en la década de los veinte en la Olimpiada de Amberes tras un famoso gol a Suecia de José Mari Belausteguigoitia (por cierto, no me resisto a decirlo, tío de mi padre), jugador nacionalista (ANV) del Atlético de Bilbao y convertido a partir de ese gol en icono de esa Furia. Paradojas de la vida.

Tras esta primera fase, el equipo del grupo que mejor fútbol ha hecho, Marruecos, ha quedado el último de ese grupo. El dicho anónimo de arriba no les servirá de consuelo, quizá de recordatorio. Un buen Mundial para ellos a pesar de todo. Veremos cómo termina el nuestro. Esperemos que mucho mejor que hasta ahora.