Buscando culpables en lo de Grecia

Primero, esta no es historia de buenos y malos, de ángeles y demonios. La realidad es más compleja, con matices. Segundo, “lo” de Grecia no ocurre porque sí, de repente. Es un cambio cualitativo, un nuevo escenario que viene precedido y causado por cambios cuantitativos que se han ido acumulando durante un largo período de tiempo.

El origen de un proceso equivocado está en una decisión equivocada, voluntarista, de unos visionarios, otros los llamarán arbitristas. En síntesis apresurada: es la decisión de crear una unión monetaria y económica con una absoluta carencia de los elementos indispensables para su funcionamiento normal y apta para resistir “shocks” tanto internos como externos. Se ha repetido una y mil veces que el invento no podría funcionar adecuadamente sin esos elementos como son un prestamista de último recurso, un tesoro común, una real unión fiscal, una libre circulación de los factores de producción y una unión política. Todo ello, está acompañado de unos mecanismos de decisión entre los integrantes de ese área no óptima, enormemente lentos y complejos. Se nos dice y repite, ahora otra vez, que se va camino de esos objetivos y que hay que tener paciencia. Es posible, pero mientras se llega a ese destino feliz ¿cuánto sufrimiento, que costes para una gran y creciente parte de la población europea está habiendo? Porque eso hay que contabilizarlo en el pasivo frente a, eso es cierto, un activo de gran peso como es la actual unión.

Otros culpables son los inspiradores, forzadores y vigilantes de una política disparatada de austeridad que, aunque suavizada por la fuerza de los hechos, está suponiendo enormes costes económicos, políticos y sociales, estos últimos injustamente repartidos. El fundamentalismo de la “austeridad expansiva” no funciona como se vaticinó por algunos. Si el problema es el excesivo endeudamiento está demostrado que un país que no crece no puede pagar nunca su deuda. Grecia ha retrocedido una generación, tiene un paro del 25 por ciento, la pobreza y la marginación han alcanzado niveles difícilmente soportables y el país está dividido y con mínimas esperanzas. Su ingreso en la entonces CEE a comienzo de 1981 fue una decisión geoestratégica impulsada sobre todo por EEUU. Su enorme diferencia económica e institucional respecto al resto del bloque era clara y eso también se está pagando ahora.
También hay parte importante de culpa en quienes han mandado en Grecia, los gobiernos y las élites dominantes. Basta echar un vistazo a su reciente y accidentada historia. Pero yendo al actual gobierno de Syriza, su culpabilidad reside en el infantilismo de su acción política, en su “izquierdismo” (esa “enfermedad infantil del comunismo” que dijo un clásico) que le lleva a enfrentar a los poderes reales sin calibrar mínimamente la correlación de las fuerzas en presencia.

A pesar de la convocatoria del referéndum conviene no archivar la posibilidad de un acuerdo final. Acuerdo que parecía seguro antes de la inesperada ruptura. Estamos en territorio absolutamente desconocido y una prueba de ello son las opiniones muy discrepantes sobre las posibles consecuencias de lo que está pasando. Tanto en lo que se refiere a Grecia como en lo relativo al resto de la unión europea. Incluso de la economía mundial. Véanse las iniciativas de la administración Obama, el mejor indicador de que algo muy serio está sucediendo, más allá del escaso peso, un 2 por ciento, del PIB griego en el comunitario.

  1. ciudadano says:

    ¿Ciudadanos centro izquierda? A ver si calibrais mejor el medidor.

  2. Miguelius says:

    Señor Ignacio
    del Rió.

    Supongo
    que habrá cobrado por esta felación
    presidencial. Hace gracia su defensa del señor Rajoy llamándole moderado al lo
    que otros llamamos incomparecí ente, no ha comparecido apara dar explicaciones sobre
    los casos de corrupción que no es que sean de su partido, es que le tocan de
    lleno, y que tilde de vació el programa de Ciudadanos es repugnante, puesto que
    en mucho mas concreto que cualquiera de los que han presentado jamás tanto PP como
    PSOE. Por no decir que total para incumplirlos por completo tampoco les ha
    causado mucho remordimientos.

    Seguramente el programa de ciudadanos no será
    el mejor jamás presentado, pero por lo menos ellos son capaces de hacer política
    sin tanta patada por lo bajo

  3. Tony Manolo says:

    La ciudadanía que se esfuerza y paga sus impuestos sabe muy bien qué significa capitalismo de amiguetes y liberalismo de “salón”, pues en realidad, en España se ha ido asentado una oligarquía corrupta al albor de las influencias políticas en el Estado, las autonomías y los ayuntamientos, hasta llegar a ser un hecho lacerante que ha dinamitado la justicia social y multiplicado la desigualdad. Otra vez anhelamos de nuevo ser europeos y abandonar este corrupto corral ibérico en el que lo han convertido los partidos del régimen de turno.