La magia de la Champions y el Atlético

atletico city

atletico city

Gran noche en el Metropolitano con una afición que ha despertado al Atlético para volver a los esquemas iniciales de Simeone y que el equipo sea intenso y competitivo en su juego.

El Manchester City es hoy uno de los tres primeros equipos de Europa, junto al Madrid y al Liverpool, pero en la segunda parte acabo en su área, perdiendo tiempo y despejando balones. Perdió la posesión del balón cuando el Atlético jugo con presión, movió el balón con rapidez y busco la verticalidad por las bandas hacia la portería inglesa.

La pregunta que se hacen los aficionados es por qué el Atlético no mantiene esta línea de juego con continuidad. El último partido de liga con el Mallorca fue horrible. Y el planteamiento del partido de ida en Manchester, renunciado el Atlético a llegar al área de los ingleses, con dos líneas de cinco jugadores, ha lastrado el partido de vuelta. Guardiola viendo en la ida el partido atascado. Y sacó al campo a Phil Foden, una promesa de la cantera que ya es un gran jugador de los que cambian un partido. Desbordando por la derecha, puso un balón interior al pelirrojo De Bruyne que no perdonó.

En la Champions, las grandes figuras son las que marcan la diferencia. En el Madrid, Benzema y Modric lo están llevando en volandas a la final. Y las apuestas estarán a su favor un 60/40 si por el otro lado del cuadro llega el Liverpool.

La diferencia de Ancelloti con Simeone es que mantiene en el campo a estos dos jugadores y a Vinicius durante el tiempo reglamentario y la prórroga si hace falta. Simeone, sin embargo, en el tramo final del partido con el City quitó a Joao Felix y a Griezman que estaban haciendo una gran segunda parte y son los jugadores con mas talento para hacer gol en los metros finales.

Este año el club ha puesto a disposición de Simeone una plantilla mas completa y competitiva que la de años anteriores. Una plantilla para competir en la liga y en la Champions. Pero el equipo está teniendo un año en la liga errático, con partidos en los que se ve superado por equipos teóricamente inferiores ante los que tiene una evidente falta de concentración en la defensa que se refleja en el numero de goles en contra.

De los ocho primeros equipos de la Liga Santander, es el Atlético que lleva mas goles en contra: treinta y ocho.

Hoy ha mantenido la puerta a cero con el City, pero ha perdido a Felipe en los diez últimos minutos cuando los ingleses mas sufrían en su área. Con una tarjeta en la primera parte, después que el arbitro, que dejó sin señalar entradas fuertes, le hubiera tomado la matrícula y advertido en la disputa de un balón de cabeza con Foden, la nueva estrella del Manchester.

Tal y como estaba el partido no se entiende como, conociendo los arbitrajes en la Champions, Simeone no sustituyó a Felipe para prevenir su expulsión que se la buscó absurdamente dando una patada a Phil Foden con el juego parado en una tangana provocada por los del City. Vinieron bien aleccionados para perder el tiempo y revolcarse por el campo, como los mejores especialistas de un western. Y Felipe que debió quedarse en el vestuario en la segunda parte tras la tarjeta, repitió el error con Phil Foden. Además teniendo Simeone a Hermoso en el banquillo que ha jugado como central y tiene también llegada al área contraria.

La dirección del Atlético con Miguel Ángel Gil ha hecho un gran trabajo. Hoy hay un equipo que compite en Europa, con una afición volcada con el club, con un gran estadio y con excelentes jugadores en la plantilla mas completa de los últimos años.

Simeone ha demostrado que es un gran entrenador que percibe una de las fichas mas alta de los grandes entrenadores. De él se dijo que lee muy bien los partidos. Sin embargo, ha perdido algo de esta virtud.

Con un banquillo de dos jugadores por demarcación, tiene que acertar en los cambios y ver que hay jugadores que esta temporada están fuera de la velocidad e intensidad con la que se juega en la fase final Champions, como Koke y Luis Suarez.

En la Champions están los mejores, exige la mejor forma física y tiene sus reglas propias en el juego y con los arbitrajes.

La responsabilidad del entrenador es hacerle comprender a los jugadores que hay que competir al máximo y no cometer errores innecesarios. Ni en el planteamiento del partido, ni en el juego, ni en los cambios, ni con los árbitros.

Sobre el autor de esta publicación