Los paraísos fiscales en España

LOS PARAÍSOS FISCALES EN ESPAÑA

Hablar de paraísos fiscales, como ha hecho el Lendakari Urkullu con la finalidad de enviar un dardo envenenado a Isabel Díaz Ayuso, ha sido propio de un monologo del Club de la Comedia. Su intervención recordando al genial Eugenio, podría haber sido la siguiente: ¿Saben aquel que diu de uno del PNV que paseando por el Monte Artxanda pregunta a otro de Bilbao: ¿oye, tu sabes que es un paraíso fiscal?

Los únicos paraísos fiscales que ha habido en España han sido los de las Comunidades con conciertos forales y Haciendas propias que tienen competencia sobre la exacción gestión, liquidación, recaudación e inspección de todos los tributos del Estado, excepto un apartado residual de los derechos y gravámenes a la importación en impuestos especiales y en el IVA.

Durante años había ciudadanos con patrimonio que se empadronaban en Navarra para que sus herederos pagaran menos impuesto de sucesiones y donaciones. Y en el País Vasco se aplicó también durante muchos años un sistema de evaluación global a empresarios y profesionales que era un autentico chollo; por no hablar de las vacaciones fiscales para evitar el traslado de empresas fuera de su territorio que acabó con una sanción de 30 millones de euros impuesta por Bruselas al Reino de España.

Ahora resulta que nuestros mas recalcitrantes nacionalistas consideran que el Estado autonómico es demasiado permisivo con la limitada autonomía tributaria que se les ha reconocido a los que no tienen concierto fiscal y sistema cupo o aportación de contribución a los gastos del Estado.

Conforme este modelo resulta que la financiación por habitante, per cápita, en el País Vasco y Navarra es mas del doble de la que recibe Madrid por cada madrileño, homogeneizando las competencias, como concluye un informe de FEDEA.

La ofensiva contra Madrid y la presidenta Isabel Díaz Ayuso, protagonizada por la pinza de ERC, PNV y Podemos que han presentado una enmienda a la Ley de presupuestos con la finalidad de imponer a los madrileños el Impuesto sobre el patrimonio, es consecuencia de su doble moral e incapacidad estructural para comprender que la democracia y la libertad en el modelo constitucional de 1978 está enmarcada en el principio de legalidad. Una legalidad que consideran que no rige para ellos y es maleable a su conveniencia, al amparo de sus fabulaciones sobre sus derechos históricos y ancestrales que, según dicen, están por encima de los derechos de los demás españoles.

Estos grupos son los que sostiene el Gobierno de Pedro Sánchez, junto a Bildu y acompañantes menores en Valencia y Teruel que representan el taifismo provinciano y lanar.

Así se ha conformado una agrupación de interés político y económico dispuestos, como sucede en Cataluña, según declaraciones de su consejero de educación, a controlar a los niños y profesores en los recreos y en las actividades extraescolares, porque hablan “demasiado en castellano”.

Permisivos en el acercamiento de presos de ETA, que no declaran ni colaboran sobre los 300 atentados sin resolver que Bildu encubre al mismo tiempo que presta su apoyo al gobierno de Sánchez, a cambio del acercamiento de 200 presos.

No hay que hacer realizar análisis exhaustivos sobre las razones por las que PNV,ERC y Bildu han aprobado el proyecto de ley de los presupuestos generales del Estado: las compensaciones que obtienen en la plaza del mentidero y del zoco persa en que Sánchez ha convertido el Congreso donde se conceden regalías a nacionalistas e independentistas, inalcanzables para las restantes Comunidades. Una estrategia para obtener todos los privilegios posibles, hasta que no quede nada mas que un Estado residual incapaz de estructurar una nación.

EL PNV pide ahora el AVE a Vitoria y a Bilbao, mientras los trenes de la fresa a vapor recorren la España vaciada de Castilla-León y Extremadura. Ciudades como Ávila, Salamanca, Badajoz o Cáceres que deberían tener un sistema ferroviario de conexión rápido con Madrid, continúan abandonadas.

Tenemos ciudadanos de primera y de tercera regional, invisibles para el Gobierno que nos pinta un escenario económico del país de las maravillas en el que oficia la ministra Calviño, en el papel de Alicia. Menuda transformación: pasar del rigor profesional a pintarle “la mona” a Sánchez presentado unos datos de crecimiento y recuperación económica que nadie se cree. Ni dentro ni fuera de España.

En el imaginario fantástico de La Moncloa no existe una deuda del 123 por ciento del PIB; ni 239.200 trabajadores en ERTE; ni 3.257.068 en paro registrado; ni mas de 207 .000 empresas cerradas; ni 100.000 españoles fallecidos por el Covid; ni dos sentencias declarando inconstitucionales los Decretos del Estado de Alarma y su prórroga.

Por ello cuando repiten que no va a dejar a nadie atrás, no son a estos parados, empresas ni fallecidos a los que se refieren, sino a los socios que le sostienen en La Moncloa.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *