Isabel Díaz Ayuso: Como una ola

Las diferencias de criterio en la cuestión de la presidencia del PP en Madrid con motivo de la declaración de Díaz Ayuso, considerando que va a presentar su candidatura en el Congreso de Madrid y la posición recelosa de la dirección nacional, no es de ahora.

La sede del PP de Madrid que ocupa la primera planta de la calle Génova con la dirección nacional en las ocho plantas superiores, refleja una cierta idea de vigilancia que las diferentes direcciones nacionales han mantenido durante años.

Madrid es muy importante para el PP y es la historia de un éxito que comienza en 1991 cuando José María Álvarez del Manzano gana la alcaldía por mayoría absoluta y Alberto Ruiz Gallardón gana en la Comunidad con mayoría relativa. El cambio de poder político en España siempre ha empezado históricamente por Madrid. Y si ha sucedido también en las distintas elecciones en la democracia que nace con la Constitución de 1978.

Por ello en 1993, José María Aznar que había accedido a la presidencia del PP, renueva las organizaciones territoriales del PP y en 1993 Madrid, designando a Pio García Escudero como candidato para mantener los equilibrios entre el Ayuntamiento, la Comunidad y el Grupo parlamentario en el Congreso cuyo portavoz era Rodrigo Rato, número 2 de la lista por Madrid.

A la solución Pio, con la excepción del tiempo en que fue presidente del Senado y presidentas del PP de Madrid Esperanza Aguirre y en 2017 Cristina Cifuentes, se ha ido recurriendo como bálsamo de fierabrás que refería Cervantes en El Quijote: “Veras me quedar mas sano que una manzana”.

Ahora bien, cada tiempo político tiene sus circunstancias y su afán. El PP, en número de diputados al Congreso, tiene los peores resultados electorales desde su refundación en las dos elecciones generales celebradas en 2019.Y, sin embargo, los resultados de las elecciones a la Comunidad de Madrid del 4 de marzo de 2020, con 65 escaños y mas de un 1,6 millón de votos, ha supuesto un auténtico revulsivo en el panorama político de España. Este éxito tiene un nombre: Isabel Díaz Ayuso.

Este resultado, con la contra mediática y política de la izquierda especialmente activada contra Díaz Ayuso, tiene el valor de que ha abierto una ruta al proyecto nacional del PP y de Pablo Casado. Horizonte que se veía incierto y lejano hasta esa fecha del 4 de marzo, planteando serias dudas en el consenso de la opinión pública.

Expuesto en estos términos, la dirección nacional no debe cometer un segundo error. Ya ha cometido un primer error con la respuesta de García Egea a Esperanza Aguirre cuya declaración hubiera pasado mas desapercibida si el secretario general hubiera sido dueño de su silencio y no hubiera mentado la corrupción en la casa del ahorcado: Manca finezza, como dicen que dijo el político italiano Giulio Andreotti.

Para ganar las elecciones hace faltan cinco condiciones: liderazgo, equipo, estrategia, administrar los tiempos y no cometer errores innecesarios, que son los que hay que dejar para el Gobierno inmerso en sus contradicciones.

Isabel Díaz Ayuso tiene una ventaja en este momento. Está tocada por la varita mágica de la conexión con el electorado de los políticos que triunfan y que da ese halo especial que moviliza un sentimiento general de respaldo en el voto. Cualidades que dependen del momentum y que pueden durar mas o menos tiempo. Lo que lleva a concluir que la inteligencia de un partido político, cuando percibe esa especial conexión, debe hacer lo posible para aprovechar y explotar ese momento

El éxito Díaz Ayuso beneficia al PP y favorece a Casado. Y también a Martínez Almeida que tiene un perfil distinto y unos valores propios y no hay que ponerlo en la tesitura de convertirlo en el alter ego de Isabel Díaz Ayuso. Y menos ponerlo a jugar de stopper de la presidenta de Madrid.

Recordando la canción de Rocío Jurado, Isabel Díaz Ayuso está en una ola de fuerza desmedida y lo que se debe hacer es favorecer que la ola lleve la nave del PP a la otra orilla, donde está el Gobierno de España.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *