Grandes y pequeñas mentiras

La vida política en España en estos tiempos está plagada de grandes y pequeñas mentiras, como la serie de Netflix que ha reunido a Nicole Kidman con Resse Whiterspoon y en la continuación a Meryl Streep.

La primera gran mentira son los fallecidos por Covid 19 desde que se conoció el primer caso en España. Un turista alemán en la isla de La Gomera dio positivo el viernes 31 de enero de 2020. El mismo día Fernando Simón comparecía en rueda de prensa y ante la pregunta de una periodista recordándole que Italia había decretado el estado de emergencia nacional respondió: en España “no nos lo planteamos”, porque como le recordaba el pasado fin de semana el telediario de TVE1, aseveró en directo que “España no va a tener, como mucho, mas allá de algún caso diagnosticado”.

Le copio el enlace si quiere recordar cuando conocimos a Simón y valora su capacidad de resistencia - resiliencia según el vocabulario de Sánchez - y de los ciudadanos de este país https://www.mscbs.gob.es/gabinete/audios.do?metodo=verAlbum&album=202001.

Otra gran mentira en el vocabulario de Sánchez es que van/vamos a estar vacunados el 70 por ciento de los españoles al final del verano.

Esta es una mentira con atenuante, ya que el espectáculo que ha dado la UE con la germánica Von Layen al frente en el vodevil de las vacunas que no acaba, es de matrícula de honor para los eurócratas. De momento lo único cierto es que ha habido ocultación en los contratos firmados con las farmacéuticas; que si tiene mas de 55 años no le toca la vacuna AstraZeneca y que están haciendo guiños a Putin para importar la Sputnik V o combinarla con la de Oxford

Los rusos de momento no están dispuestos a pasar el control de la Agencia europea del medicamento - EMA. Lo que si tiene decidido Putin es que al opositor Alexei Navalni lo han encarcelado tras un juicio exprés y que han detenido a mas de 8.000 manifestantes, a pesar de las tímidas protestas de las instituciones europeas.

En los primeros meses de 2021, en plena pandemia, tuvimos la mentira de Marlaska de que no motorizaba las redes sociales para identificar las críticas al Gobierno, desmentida en vivo y en directo por el General de la Guardia civil José Manuel Santiago que tuvo un “lapsus” leyendo un papel. Menos mal que leía un papel y no contó todo lo que sabía.

Ahora, un año después, tenemos otra mentira con el Decreto-ley de los fondos europeos y el informe del Consejo del Estado que ahora lo ves y ahora no lo ves. El Gobierno y su vicepresidenta Calvo, eximia catedrática en Derecho constitucional, han creado una nueva categoría de dictámenes e informes del Consejo de Estados: los informes cloud, en la nube, que pueden incorporarse a la memoria de tramitación de los proyectos de ley y disposiciones generales en función del criterio de oportunidad que fija la señora Calvo, por razones de las previsiones meteorológicas en el municipio de Cabra.

Aquí también hay un atenuante. Si el Consejo de Transparencia no puede conseguir información de los invitados el fin de semana de agosto en Lanzarote por Sánchez o de la nanny directora general de la pareja Iglesias- Montero, para que se empeña la oposición en pedir el dictamen del alto órgano consultivo del Estado que además preside una vicepresidenta del Gobierno de Zapatero.

Hay otra circunstancia también importante. La convalidación del Decreto-ley la ha conseguido con el voto a favor de Bildu y de Vox.

Bildu responde al Gobierno que cumple su parte -la Fiscalía del Estado asiente- en la política de acercamiento de etarras y excarcelación de presos por enfermedad, como Troitiño, 22 asesinatos juzgados y 2.700 años de cárcel que se une a las de Bolinaga, De Juana y mas de 21 etarras excarcelados. En 2016 Sortu ya exigía la inmediata excarcelación de Troitiño al gobierno del PP al que calificaba como “un auténtico enemigo de la paz”.

Alegan razones humanitarias al amparo del artículo 104 del Reglamento penitenciario ante el deterioro que les causa su encarcelamiento, sin exigir arrepentimiento ni petición de perdón a las familiares de las víctimas asesinadas. Y les ponen como condición que no se reenganchen a ETA ni hagan propaganda o declaraciones a su favor.

En esta mentira de los fondos estructurales, que son solo la contraparte de la otra parte contratante, se ha sumergido Vox, “para no perjudicar a los españoles”.

Y para finalizar el capítulo de las grandes y pequeñas mentiras, el TOC de Illa con

Madrid: impuestos, política sanitaria, Hospital Zandal y espacio libre que defiende Díaz Ayuso.

Vivimos la post realidad, el universo de mentiras grandes y pequeñas. Resista.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *