Otoño 2020: incompetencias, incoherencias, incertidumbres

Después de que han transcurrido 6 meses desde el 14 de marzo, más de 183 días desde la declaración del estado de alarma con el que se decía se iba a poner freno a la pandemia, cuyo efectos devastadores en España se habían negado días antes por el responsable del Ministerio, Fernando Simón, la negra nube del Covid19 vuelve a planear sobre este país.

El Gobierno de Pedro Sánchez asumió con el estado de alarma todos los poderes, los que le corresponden en nuestro ordenamiento jurídico y las competencias transferidas y residenciadas en los gobiernos de las autonomías.

En el imaginario de la factoría Moncloa se veía como una oportunidad para consolidar y reforzar la imagen presidencial, a modo de un zar que trasmitía la verdad científica que solamente a él reportaban los expertos. La comunicación y la protección de la imagen presidencial era la prioridad. Pedro Sánchez entraba en la sala de prensa de Moncloa como Gary Cooper en Solo ante el peligro, dispuesto a interpretar el guion que le habían preparado, y que luego la Televisión pública se dedicaba a complementar con la programación destinada a anestesiar a la ciudadanía con música y recetas de cocina.

Sin embargo las predicciones erraron. No era posible coronar al césar invicto Sánchez. La crisis sanitaria se había disparado y el número de fallecimientos diarios y las fotos de los féretros apilados desnudaron la realidad. En la calle la contestación se propagaba desde las redes sociales por una población que padecía la devastación económica que desguarnecía la mentiras del guion monclovita.

Acabada la desescalada la estrategia cambió y Pedro Sánchez se quitó de en medio. Ya no había nada que rascar y era el momento de hacer oposición a la oposición noqueada por el caso Kitchen y su fraccionamiento, con Inés Arrimadas en el papel de hada salvavidas y Vox ocupado en la imposible moción de censura.

La pandemia en ebullición y España el país de Europa con mas número de infectados por 100.000 habitantes y el segundo tras Bélgica en fallecidos oficiales, pues lo cierto es que mas de 50.000 ciudadanos han muerto ya y la estadística no se va a cerrar hasta el 31 de diciembre.

El empeoramiento de los datos de Madrid le ha obligado a Pedro Sánchez a volver al centro de la pista y cerrar el capítulo de críticas a la oposición, que causaba perplejidad con el doble discurso de unidad y palo y tente tieso.

Si recopilamos y resumimos la información objetiva, profesional y científica resulta:

1.La vacuna/vacunas en experimentación en la UE y EEUU no estarán aprobadas si todo va bien en la fase 3, hasta el final de la primavera de 2021.

2.La vacunas están basadas en la inmunización en relación a una única proteína, la proteína S que es la llave con la que el virus covid19 accede a las células al infectar.

3.En la mejor opción, la capacidad de las farmacéuticas para producir vacunas en el primer año estaría limitada a una tercera parte de la población mundial. Por tanto solo estará disponible para una tercera parte de los españoles.

4.La vacuna inmunizará al sujeto, pero no esta probado que este sujeto ya no infecte a otras personas.

5.Científicos reconocen que los calendarios políticos no son ciertos y que es necesario seguir investigando en relación con el tratamiento a los infectados y será necesario mantener medidas de distanciamiento social durante tiempo.

En definitiva el optimismo de Pedro Sánchez en La Sexta y del Ministro de Sanidad anunciando la vacuna en diciembre son fuegos artificiales y no se sostiene en datos fidedignos.

Por tanto es evidente las fronteras seguirán con restricciones, no se recuperaran los viajes, las compañías aéreas seguirán sufriendo y el turismo no se recuperará en el año 2021. Los efectos derivados en sectores vinculados son fácilmente predecibles.

En el lado de la política Pablo Iglesias, responsable de las competencias de Estado en asuntos sociales y destructor de móviles, se dedica el fin de semana a un remedo de seminario sobre la forma de Estado, República y desahucio de la Monarquía parlamentaria. Cuestión que este momento de supervivencia ¿a quién le importa?

Con estos miembros del Gobierno no hay otra que sobrevivir en la incertidumbre y en la incompetencia.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *