Horizonte: cumbres borrascosas

El PSOE de Pedro Sánchez que no aprendió nada del de Felipe, Alfonso Guerra, Gómez Llorente y Peces-Barba, deambula en su turné de investidura en la que mercadea por España, demoliendo a jirones el Estado. El trato se hace con los promotores del golpe en Cataluña; con los rescoldos de la ETA que dan una paliza a guardias civiles de paisano en Navarra; con los nacionalistas vascos que abren la ventana de la autodeterminación para consagrarla en el Estatuto; y con la nomenclatura de Iglesias y Montero, los verdugos de la “banda de los cuatro” que componían con Errejón y Bescansa.

La estrategia, la voladura de la España constitucional de 1978, para convertirla en un mosaico plurinacional, donde los caciques territoriales ocupen, aún más, el poder territorial del que ya se han apropiado.

La ideología, el populismo barato que es el que aporta sustento a los Puigdemont-Torra, Ortuzar-Otegui y órdenes menores de Galicia, Teruel, Valencia y Baleares que han resucitado la peor España, la del cantón y el nacionalismo reduccionista provinciano.

Y ahora Iván Redondo, el mago Merlín de La Moncloa, deja caer que él no ha sido el que defendía la repetición electoral y que en España hay tres facturas: generacional, ideológica, territorial. Y que todo saldrá bien, “porque en España somos muy del minuto 93”, lo que es bastante vulgar e inconsistente para ser el responsable de comunicación de la Presidencia del Gobierno.

El bloque Frankenstein que dio a Pedro Sánchez la Presidencia del Gobierno va convertirse en el museo de los horrores de una sala de despiece. Sin proyecto de Estado, sin sentido de nación y sin más objetivo que la pervivencia en el poder de la peor clase política en los cuarenta años de democracia.

El escenario económico que se predice no aventura nada bueno. La ralentización de los indicadores de crecimiento y actividad, con el mercado inmobiliario en evidente frenada -con la contribución negativa de la Ley Hipotecaria que ha burocratizado sin sentido la financiación- y con la Bolsa española retrasada en relación a Europa, dibuja un modelo de atonía y bajo crecimiento. Si los inversores extranjeros recogen además velas ante un gobierno con el tinte comunista-bolivariano de Podemos, resultará que superaremos los peores tiempos de Zapatero. Demagogia más inestabilidad más secesionismo pondrán a España fuera de los circuitos de inversión y de las economías competitivas.

En el lado de la oposición, Cs sigue en la UVI y la sucesión de Inés Arrimadas se pospone por la burocracia estatutaria hasta el mes de marzo. Un mayúsculo disparate para un partido que hoy por hoy solo es un agujero negro en la política. Esperemos que ese sumidero no se lleve por delante también a la candidata a la sucesión de Rivera.

El PP de Casado como un submarino reposando en las profundidades. Ni está ni se le espera. Lo último es acusar a Vox de populismo barato por boca de secretario general que quería sacar la cabeza y responder al resultado de las elecciones generales en Murcia, en la que les reglaron al segundo lugar.

En Génova no entienden que el silencio táctico, unido a cada paso de Sánchez dando alas la voladura del modelo constitucional, hace crecer los votantes potenciales de Vox. Y tampoco que las trampas en las que caen los de Abascal como pardillos con la apropiación de la violencia de género por la izquierda tienen muy poca repercusión electoral.

Un problema de política criminal y sociológica, sin duda grave, que la izquierda política y mediática manipula para justificar un aislamiento político de Vox, a quien quieren expulsar del debate, como ha declarado el ministro Grande Marlasca. Un juez en la política que sin embargo no repudia ni a secesionistas ni a conmilitones de terroristas, coaligados para enterrar la Constitución de 1978.

Malas perspectivas para un país en el que el sentido común de la política alemana no existe y la mejor opción, visto lo que viene, serían unas terceras elecciones.

No pasa nada por seguir con los presupuestos de Rajoy. España sigue funcionando y el Gobierno en funciones destruye menos.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *