De Penny Lane a La Moncloa

En el futbol no hay que confiarse cuando quedan 90 minutos. Si no que se lo pregunten a Messi y compañía que han visto como este año en el que buscaban un triplete, tampoco hay final de Champions.

Cuentan que en el vestuario del Barcelona en Anfield road, sonaba desde que llegaron la canción Penny Lane de Los Beatles que recuerda la barbería que había en esta calle de un barrio periférico de Liverpool. Y como dice la letra, el barbero afeita a otro cliente que hoy era Messi.

Después del 28 de abril se juega el segundo tiempo electoral el 26 de mayo. Pedro Sánchez ha recibido en La Moncloa a Casado, Rivera e Iglesias. Una foto vale más que mil palabras y el Presidente en funciones ha querido transmitir que él permanece allí y que los lideres de los tres partidos de la oposición irán de visita, en alguna ocasión.

Cada foto, cada semblante y cada apretón de manos es una expresión de lenguaje gestual. A Pablo Casado le ha recibido en primer lugar y la foto publicada en el diario ABC refleja un gesto de duro, de cierto desprecio de Pedro Sánchez sin la menor calidez hacia su invitado. Algo así como, no te necesito para nada.

La foto con Albert Rivera muestra un cara de satisfacción de Pedro Sánchez, con una sonrisa intensa que dice: Albert has perdido y estás todavía muy lejos. Su mano se coloca por encima de la del líder de Cs que aguanta la situación con una sonrisa profesional, pero menos intensa que las que ha desplegado durante la campaña.

En todo caso, la imagen también deja abierta la idea de que el apretón de manos no cierra ninguna puerta y puede repetirse, si fuera necesario en un tiempo venidero.

En la foto con Pablo Iglesias, más que un apretón de manos, el candidato de Podemos se agarra al dorso de la mano de Pedro Sánchez que mantiene un actitud contemplativa, extiende poco su brazo y no devuelve la sonrisa de complacencia que le dedica Pablo Iglesias al que le falla hasta la vestimenta. Más que un visitante del Presidente parecía que había ido entregar una paquete y encontrándose con Sánchez le había pedido una foto.

A Santiago Abascal no quiere verlo ni en pintura, sino solo citarlo. Y la foto de ambos que es la que tiene más morbo tendrá que esperar al debate de investidura.

En todo caso, no parece fácil que el 26 de mayo se produzca un cambio radical en el escenario político. Pedro Sánchez ha utilizado la convocatoria como un primer acto de su campaña. Y no va recibir a los demás partidos, porque ni le interesa ni les quiere dar un plus de notoriedad en su respectivas circunscripciones electorales. Las fotos son sólo para el ganador Sánchez y sus adversarios políticos.

En cualquier caso, las posiciones en el tablero político están definidas. Ni el PP ni Cs votarán a favor en su investidura, porque entre ellos está el juego de quién queda subcampeón en el segundo tiempo del partido en las elecciones territoriales y europeas del 26 de mayo.

El resultado de las elecciones al Parlamento europeo proporcionará la radiografía del tirón electoral nacional y el estado de salud de PP y Cs, ya que los resultados en municipales y autonómicas están mediatizados por la repercusión personal que cada candidato tiene en su territorio.

El PP está en estado de shock postraumático, y se ha enzarzado en dar mamporros a los votantes de Cs y Vox, lo que no conduce a nada positivo. La realidad es dura y no ha sido capaz de curarse las heridas en estos pocos días.

Pero los votantes y ex votantes del PP no están para reproches por su voto el 28 de abril, sino preocupados de la subida de impuestos que se avecina, de las previsiones del escenario económico de los próximos años y de cómo el independentismo catalán -Puigdemont- campa a sus anchas por el sistema electoral, sin respuesta del Estado.

Si hay que aventurar algo para el día 26 de mayo, pronosticamos que el porcentaje de votación va a ser sensiblemente inferior al de las elecciones generales y que no habrá mayorías sólidas.

Por lo que en Comunidades y Ayuntamientos veremos rondas para llegar a acuerdos y pactos que permitan formar gobiernos.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *