A Sánchez le salen las cuentas

Los últimos sondeos reflejan una recuperación de voto del PSOE en porcentajes próximos al 30 por ciento,  como se ha confirmado no solo desde el CIS de Tezanos, sino también desde GAD3 que realizó una última encuesta publicada  por el diario ABC. En su crónica del domingo Luis Herrero traslada y remarca no como pronóstico sino como información que este el porcentaje de voto que obtendrían los socialistas el 28 de abril.

También parece evidente que la captura por Cs de votos en el caladero socialista presenta síntomas de agotamiento y habrá que observar qué resultado dan  los fichajes de ex altos cargos del PSOE. Fichajes que no le han sentado nada bien al ministro Abalos que, además de poner palos en las ruedas de la recuperación del mercado inmobiliario con medidas intervencionistas, interpreta el papel de pit bull en los mítines del fin de semana.

Como históricamente le ha sucedido en otros tiempos al centro derecha, da nuevamente la impresión de que son los últimos en enterarse de qué va esta convocatoria electoral.

Hasta ahora la estrategia de Sánchez, con el apoyo del marketing que produce la factoría Moncloa, le está dando resultado. Ha recuperado el poder del BOE para el PSOE; está situado como ganador de las próximas elecciones; ha laminado la oposición interna; Podemos y Pablo Iglesias están diluyéndose como un azucarillo en el agua; y para rematar es el líder más valorado según la última encuesta

Sánchez está ejerciendo el poder intensamente que es la primera premisa para conservarlo. El  efecto de ola de surf le está dando beneficios políticos. Subidas de sueldo a funcionarios y pensionistas que han cesado en las movilizaciones y un paquete de medidas económicas que sustituyen a los fallidos presupuestos, pero que anticipan y dan credibilidad al programa electoral resituando a su favor el voto de la izquierda.

Mientras, el  discurrir del juicio a los secesionistas catalanes  juega también como viento a su favor. En la calle, el comentario general se asombra y siente que hasta ahora las sesiones reflejan que los procesados ganan por puntos.

La percepción que se quiere transmitir es que estamos ante actos y declaraciones políticas y que el Estado ha ido a rebufo de los acontecimientos, desorientado y sin decisión suficiente para dar respuesta a los retos creciente que fueron planteados por los independentistas. Fallos en la información, trampas en el dialogo, provocaciones y actuaciones orquestadas en las que el Gobierno catalán actuaba como director, situando el escenario alternativamente en el Parlamento o en la calle, tuvieron una torpe respuesta o un absentismo del poder del Estado.

Que tras la intervención de la Autonomía catalana mediante la aplicación del 155, no esté incorporadas a la instrucción pruebas contundentes de un plan de sedición preparado, financiado, publicitado y ejecutado desde los poderes de la Generalidad de Cataluña, con una clara delimitación de actuaciones y responsabilidades de los protagonistas, demuestra la dimisión del Estado en Cataluña  y la debilidad con la que se aplicó esta medida.

El precedente creado en la doctrina constitucional  con esta versión descafeinada del 155 es un hecho grave. Si solo sirve para disolver el Parlamento y convocar nuevas lecciones, mal futuro tiene por delante, porque de hecho solo ha reforzado  y rearmado a los secesionistas. En este sentido hay que interpretar los mítines políticos que están dando en la sala del TS los procesados.

El centro derecho hace cábalas ahora para integrar sus porcentajes de voto en el sistema electoral y se da de bruces  con la realidad de que el fraccionamiento del voto penaliza el coste de cada escaño en el Congreso.

Pero al mismo tiempo, se desenvuelve torpemente en el terreno político diseñado por Sánchez. Rivera dice que no va hablar ni de la exhumación de Franco ni del aborto, pero lleva ambos asuntos a titulares. Y Casado presenta unos beneficios fiscales a los pensionistas que son una filfa en la línea doctrinal de las montoradas de la última etapa.

Si están son las medidas liberales que nos trae, los jubilados que puedan se mudaran a Portugal que con un Gobierno de izquierda aprobó un régimen fiscal que se está llevando  a numerosos pensionistas extranjeros que residían en la Costa del Sol.

En la política como en el futbol hay que marcar el ritmo del partido que es lo que sucedió en los dos clásicos de esta pasada semana  en el Santiago Bernabéu.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *