España, el país más fuerte que conozco

La estrategia Sánchez para Cataluña no va bien. Realmente se ha vuelto como un boomerang contra el PSOE que ha pagado con los resultados electorales en Andalucía la primera letra vencida del pactismo, complacencia y permisividad de su Gobierno con el proceso secesionista de Cataluña.

El gobierno de Sánchez quería demostrar la verdad de la tesis sostenida desde la izquierda que culpaba a Rajoy de haber cortado los puentes del dialogo que abrió imprudentemente Zapatero aceptando la relación bilateral Madrid-España versus Generalidad-Cataluña.

El gobierno del Presidente accidental Sánchez necesitó para recolectar apoyos en la moción de censura destructiva de España, enviar un claro mensaje a los independentistas: se acabó el 155 y se inicia la vía del dialogo. Un dialogo y una estrategia dirigida a conseguir dos objetivos.1.Que se resolvería la situación de los políticos catalanes procesados, matizando al máximo la calificación penal de los hechos que protagonizaron.2.Que el dialogo conduciría en un momento posterior a un solución paccionada a desembocar en un referéndum.

Dentro de su gobierno embridó a los ministros con mas criterio, Borrell y Grande Marlaska que por sus antecedentes y formación eran conscientes de que el modelo Sánchez había servido para que él llegase a La Moncloa sin elecciones, pero era una estrategia temeraria que antes o después se mostraría fallida. Se les impuso la ley del silencio matizando desde Moncloa cualquier declaración que se saliera del guión y desafortunadamente no se han rebelado frente al bozal.

Cataluña vive desde el 1 de octubre de 2017 sin Gobierno. Con mayor rigor desde que se aprueba la denominada Ley de desconexión –Ley de Transitoriedad Jurídica- con sus 89 artículos dedicados a precipitar la vía eslovena hacia la independencia tras el referéndum y la declaración de Puigdemont en la Plaza de Sant Jaume. Por eso la referencia a Eslovenia que hace Quin Torra es simplemente la confirmación de esta ruta, si bien ahora en una segunda etapa dirigida a movilizar la calle con los CDR, comandos de resistencia, tras el primer intento fallido gracias a la destitución del Gobierno aplicando el 155.

En el Parlamento de Cataluña no hay ninguna actividad legislativa y en la Generalidad ningún gobierno que dirija a la administración en las cuestiones de interés general. Toda la actividad se concentra en el proceso independentista y en generar la mayor tensión para que no decaiga la llama de la secesión.

El final de 2018 y sobre todo el primer semestre de 2019 va a estar marcado por la celebración del juicio en el Tribunal Supremo. El Gobierno quería sacar del Supremo al Magistrado Marchena con un ascenso profesional a la presidencia del Consejo del Poder Judicial. El PP entró ingenuamente en el acuerdo – el único pacto posible con Sánchez de Pablo Casado y Rivera es que convoque elecciones- pero la incontinencia guasapera del senador Cosidó convirtió una imprudencia en un acierto. Se desmontó el pacto y Marchena continua en la sala que juzgará a los secesionistas.

A pesar de que estamos ante un Gobierno de una Comunidad Autónoma en desobediencia ante el Estado y que no ejerce las competencias de seguridad pública que tiene atribuidas, el Gobierno de Sánchez no va a solicitar la aprobación del 155 salvo que se produjeran hechos de extrema gravedad.

Todo lo demás se exculpará. La kale borroka, las palizas en la Universidad, los cortes de carreteras y trenes, la apertura de embajadas o la manipulación y depuración a los Mossos, se matizaran y se devaluaran, reiterando el argumentario preparado por Moncloa que no son hechos sino meros discursos.

Una vez mas tendremos que hacer realidad la frase atribuida a Otto Von Bismarck: Estoy convencido que España es el país más fuerte que conozco. Lleva siglos intentando destruirse y todavía no lo ha conseguido.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *