El quilombo de las hipotecas

El Real Decreto-ley 17/2018 que ha cargado el impuesto de AJD devengado en las escrituras de préstamos hipotecarios ha sido defendido por el Presidente accidental Sánchez diciendo que “democracia es también que no siempre paguen los mismos”. En la carrera por ganar el primer puesto en p+d –populismo mas demagogia- en esta etapa ha salido victorioso Sánchez frente a los podemitas que se han tenido que conformar con la foto del trio de la benzina –Garzón, Iglesias y Mayoral- en la manifestación, con escasa asistencia, convocada en la plaza de Las Salesas, frente a la sede del Tribunal Supremo.

Aquí quienes ha ganado este quilombo que ha dejado al Tribunal Supremo a los pies de los caballos, han sido las Comunidades Autónomas con mas altos tipos que,¡ oh sorpresa¡ van a aumentar la recaudación por este impuesto al suprimir el menú de bonificaciones fiscales que habían aprobado en su normativa propia. Especialmente Andalucía, en plenas elecciones, a la que ha beneficiado la ministra de Hacienda Montero, ex Consejera del ramo con Susana Díaz.

El populismo tributario ha continuado la senda del populismo judicial y ha ocultado que el impuesto de AJD no grava las hipotecas, sino las escrituras públicas y que los gobiernos socialistas e independentistas han multiplicado por tres el tipo que se aplicaba.

Además han dejado fuera a los prestamos hipotecarios concedidos por las Cooperativas de crédito, Cajas Rurales, que conforme al artículo 45,letra C , 15º, declara aplicable las exenciones y bonificaciones recogidas en la Ley 20/1990 sobre Regimen fiscal de las Cooperativas.

La ministra Montero ha salido en un flash TVE declarando que van a pagar “porqué son prestamistas”, ignorando algo tan básico como es la estructura de las cooperativas, en la que los socios son prestamistas y prestatarios simultáneamente.

¿Qué se puede esperar de un gobierno en el que salvo dos o tres excepciones ha convertido el Consejo de Ministros en un álbum de fotos y en un recopilatorio de demagogia y disparates?

Lo tremendo de esta situación es que por mucho que han subido impuestos las CCAA gobernadas por el PSOE, la foto de la realidad económica y social territorial acredita , según constata el INE, que el porcentaje del PIB per cápita retrocedió en el periodo 2007 a 2015 un 6,48 por ciento en Andalucía. Y que hay una España con dos velocidades en porcentaje de paro y de crecimiento que responden a dos maneras de entender la política. Los que fomentan los subsidios y la subida de impuestos y los que aplican políticas de control del gasto y de disminución de la carga fiscal sobre empresas y ciudadanos.

Ciudadanos que, según dice Rivera, quiere ser un partido liberal frente a socialistas y conservadores, se ha subido al tren de la demagogia del Real Decreto-ley 17/2018. Después de decir que debería debatirse la cuestión fiscal de AJD en el proyecto de ley de crédito hipotecario en tramitación, le ha entrado pánico mediático ante el movimiento de Sánchez y se ha retractado de su declaración , ofreciendo apoyo al gobierno socialista. ¿Está preparando Rivera la pista de aterrizaje de Ciudadanos en el futuro gobierno de Susana Díaz?

Realmente el grupo parlamentario dirigido por Marín ha sido complaciente y espectador con las subidas de impuestos del gobierno andaluz y su incompetencia, mirando para otro lado, para no molestar, en los casos de corrupción que están siendo juzgados.

Debería Rivera recordar el artículo de Antonio Garrigues en ABC, 26 de junio de 2017, en el que hacía la siguiente advertencia: “La ciudadanía acabará por derribar las murallas en donde se refugian los líderes políticos para jugar a sus intereses particulares mientras pierden toda credibilidad y respeto”.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *