Pablo el correo del Zar

Una de las perspectivas mas interesantes de esta etapa política, atípica por el Gobierno de Sánchez en minoría, descontrolada por sus contradicciones y efímera por el momentum de la legislatura, está en la relación de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Los movimientos de uno y de otro, amor y odio, en un simbiosis en la que Sánchez no puede desprenderse de la rémora que, como sucede en el mundo animal, le permite seguir navegando y al mismo tiempo se alimenta de su sangre.

El cuento de la rana y el escorpión, que relataba Ruiz Gallardón, es la imagen alegórica de esta relación, sin que se aventure por ahora quién hace de escorpión y quién de rana porteadora para vadear el río.

De momento, Pablo va como embajador a reunirse con Oriol Junqueras en su cárcel catalana con el encargo de ablandar su corazón y conseguir su apoyo a los presupuestos. Un gesto que quite hierro a las declaraciones del portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, que les ha dicho “vosotros tenéis la llave”. Y sin llave no hay presupuestos.

Mientras la Fiscalía del Tribunal Supremo, terminada la instrucción, prepara la calificación de los hechos y la petición de penas, los secesionistas coordinados y orquestados, dicen que solo hay una opción: la absolución de los políticos encausados.

El PdeCat -hoy por hoy Torra es el muñeco por el que habla el ventrículo  Puigdemont- y ERC no deben olvidar dos cuestiones fundamentales en la negociación del pacto. Primera que no hay vuelta atrás en la investidura de Sánchez porque no hay una mayoría alternativa. Segunda que Sánchez juega con cartas marcadas, ya que puede sobrevivir con los presupuestos aprobados por Rajoy con el apoyo del PNV, introduciendo algunas medidas concretas que le salven la cara y se utilicen a modo de precampaña electoral. Donde realmente estamos es en un larga precampaña que se administra y se ejecuta desde La Moncloa.

El mensaje que llevará Pablo Iglesias a Oriol Junqueras será  muy claro. Si nos dejáis trabajar y nos dais tiempo, llegaremos reforzados a las elecciones y con un mayoría más amplia pactaremos la salida política del procés, que se concreta en un referéndum pactado y la calificación como hechos políticos de los acontecimientos que han protagonizados los políticos encausados. Vosotros y nosotros somos izquierda. Y observen como Pascual Sala , expresidente del Supremo y del Constitucional, filo socialista, ya ha anticipado la estrategia procesal: no ve los delitos de rebelión ni de sedición.

El último mensaje de Pablo Iglesias a Oriol Junqueras en su visita en el kilómetro 37 de la carretera de Manresa a Solana, le recordará que si gobierna la derecha de Rivera y Casado, él y sus  compañeros encausados pueden pasar años en prisión. Una situación que en cualquier caso, y sea cual sea la sentencia, rectificaría el Gobierno de colación PSOE-Podemos con un indulto que se explicaría como el remedio para recobrar la convivencia y la estabilidad en Cataluña.

Estas son las cartas marcadas con las que juega el gabinete electoral de Pedro Sánchez instalado en La Moncloa, donde cuenta con los medios y  recursos que proporciona el Gobierno.

La oposición mientras tanto juega a desbaratar el presupuesto Sánchez pensando que su no aprobación  acortará el final de la legislatura, algo que en ningún caso va a suceder. Pedro Sánchez compra todos los días tiempo, compulsivamente y Pablo Iglesias  a quien la doble paternidad ha aburguesado, ha entrado en el juego con la condición del segundón, siendo consciente que de momento solo puede aspirar a alcanzar un puesto en el podio.

Tenemos Gobierno de Sánchez en coalición sistémica con Podemos hasta dentro de un año, cuando menos. La TVE, la política internacional, el BOE y el helicóptero dan mucho juego y fuera de La Moncloa hace frío.

Y además, ¿no van a poner en marcha políticas sociales para la gente que van a pagar los ricos y los Bancos?

Sigan el teatro, porque todas las semanas disfrutaran de un capítulo de  la obra. El correo del Zar.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *