Las noticias del lago Ness

Hace años, cuando no había internet, la redacción de los periódicos olía a tinta y se oía el ruido de las linotipias, llegando el mes de agosto, la ausencia de noticias hacia revivir el avistamiento del monstruo del lago Ness. El periódico Inverness Courier de Escocia en 1933 publicó la primera noticia de que una pareja había visto un enorme monstruo rondando y hundiéndose en el agua.

El equipo de comunicación de Pedro Sanchez en La Moncloa, ahora que la información fluye en la red             durante todo el día, ha decidido en el mes de agosto resucitar políticamente a Franco y atizar a la Iglesia con la historia de las inmatriculaciones de sus propiedades en el registro .

Dos asuntos que no tienen la menor relevancia política, si por relevancia política se entiende que sean de interés general y que la decisión beneficie o afecte a los ciudadanos. Y además son un debate falsificado en su presentación.

Acudir a un Real decreto ley para desahuciar el cadáver de Franco del Valle de los Caídos  – o a La Pasionaria de donde esté enterrada – es un disparate  y un absurdo jurídico que acredita la insolvencia, inconsistencia y frivolidad del Gobierno accidental de Sanchez. Si además, parece que el asesor extremeño de La Moncloa que lanzó la idea, ahora  no  está tan convencido y quiere dar marcha atrás, la historia puede servir para que un director con el genio de Berlanga preparé un guión para el cine.

Me imagino una secuencia exhumando el cadáver por la noche y viajando varias semanas por España sin saber donde darle sepultura. Con Santiago Segura, Juan Echanove  y Juan Diego que ya hizo de Franco en la película Dragón Rapide , habría un plantel para tener, con un buen guión, éxito de taquilla.

Para nuestra desgracia, porque la mala política se paga  tenemos un Gobierno de folletín,  de esos que se reparten a mano en la Puerta del Sol ofreciendo productos y servicios.

Sanchez y el equipo de Moncloa solo actúan con el objetivo de manipular la opinión pública y situar el tablero político en dos únicas posiciones: los franquistas y los anti franquistas; los católicos y los no católicos. Y su traducción final: los demócratas que son ellos y los demas que no lo son, porque este Gobierno reparte tarjetas de identidad democrática como Maduro reparte cartillas de racionamiento  a los venezolanos patrióticos.

La sociedad española cerró en 1978 un proceso ejemplar, también con sus defectos, que fue la transición que culminó con la Constitución como marco regulatorio de la convivencia y del comportamiento de los poderes públicos. Por encima de todo la Constitución es un a carta de derechos ciudadanos que impide que el Poder vulnere, retuerza y  manipule el Estado de Derecho contra los ciudadanos, cualquiera que sea el fin, por muy relevante que le parezca al Gobierno de turno.

Si realmente el Gobierno de Sanchez actuase con honestidad intelectual y sentido democrático, lo primero que debería haber hecho es definir un proyecto para el Valle de los Caídos, con participación  de todos los partidos, con un objetivo pedagógico cierto y nítido – el horror de las guerras y especialmente de las guerras civiles- y con una idea fuerza. La democracia, la libertad y el Estado de Derecho son el mejor antídoto para que nadie intente imponer mediante la violencia sus ideas.

La otra cara del monstruo del lago Ness, el acceso al registro de las propiedades de la Iglesia y estimular reclamaciones de supuestos propietarios desposeídos, demuestra que este Gobierno quiere convertir la política en un parque de atracciones. Nada mas alejado de la modernidad,  de la inteligencia y del mundo global

Si esto son los activos de la nueva generación de políticos socialistas, van a terminar por hacer bueno a Zapatero, lo que realmente parecía imposible. Que dirán Felipe, Guerra y los históricos que leídos e instruidos tuvieron y desarrollaron un proyecto para el país para cerrar el proceso de la transición.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *