Bloqueo político igual a incertidumbre

A tres días de las elecciones catalanas, tras las diversas encuestas publicadas, el consenso predice un bloqueo político entre los dos principales opciones que concurren: constitucionalistas versus independentistas. En segundo plano, con mayor aproximación hay divergencias y escaramuzas en cada uno de los bloques.

Entre los independentistas, ERC sigue apostando por el relevo de Puigdemont a quien consideran amortizado  a pesar de los intentos del Presidente fugado para mantener la ficción de un Gobierno en el exilio al modo del Gobierno de la República.

No le queda al ex Presidente otra vía de salida que ser el candidato propuesto  por los partidos independentistas, obtener la investidura en el Parlamento catalán y regresar a España para ser detenido y reactivar la internacionalización del proceso.  La imagen de un candidato elegido por el pueblo catalan que entra en la cárcel de Valdemoro, situaría al Gobierno de España en una posición incómoda que le obligaría a redoblar las explicaciones a sus socios europeos.

Pero en el independentismo no todos lo tienen tan claro. ERC aspira a ser la primera fuerza política y considera que ha llegado el momento de presentar un cierto distanciamiento de los reconvertidos convergentes que sitúe a los republicanos como directores y protagonistas de la nueva etapa que se abre el día 22 de diciembre.

Para este encaje de piezas necesitan tanto el PdeCat como ERC el voto de la CUP que lo dan por cobrado y un voto abstencionista de los Comunes que permita la investidura de Puigdemont, de Junqueras o de sus segundos respectivos por mayoría simple en primera o segunda votación.

La alternativa de un investidura fallida, con propuestas sucesivas en el plazo de dos meses y la convocatoria de unas segundas elecciones que se celebrarían a principios de mayo, es decir, entre 54 y 60 días desde el decreto de disolución del Parlamento, no es un escenario que favorezca a ninguno de los actores.

Los independentistas necesitarían reactivar la tensión política desde fuera de la Generalitat, sin los medios de los que han disfrutado en los últimos años y con la maquinaría judicial pisándoles los talones. Sin el poder de los presupuestos y del Diario Oficial de la Generalitat, solo queda TV3 y la agitación en la calle.

El Gobierno de Rajoy prolongaría la gestión del 155, con la rémora del efecto directo que la incertidumbre y las transiciones generan sobre la estabilidad económica, a lo que hay que añadir el declive del PP en Cataluña reducido a un papel secundario. Las dudas sobre el encauzamiento de Cataluña en la arquitectura constitucional se incrementarían y las limitaciones con las que se ha aprobado el 155, lastraría la confianza y la efectividad de su aplicación.

Gobierno interino y en funciones en Cataluña, bloqueo político electoral, marco jurídico provisional y en Madrid tiempo muerto para la aprobación  de los presupuestos generales del Estado. Demasiadas variables para estar satisfechos.

Si a estas contingencias se añade las propuestas excéntricas del candidato Iceta del PSC, desde el indulto, hasta la gestión tributaria integral por la Agencia catalana, pasando por la condonación de la deuda, la solidez del bloque constitucionalista , si alguna vez la tuvo, se vería resquebrajada.

Era sin duda demasiado optimista pensar que la situación de Cataluña podría  revertir desde el 1 de octubre en poco más de siete semanas. Lo que desconocemos es si todos los escenarios están contemplados por el Gobierno de Rajoy que está infra representado electoralmente en Cataluña y si hay planes alternativos, según los resultados del 21 de diciembre y las alianzas post electorales. En el aspecto positivo el control de orden público está funcionado con normalidad, que no es poco dado lo que hemos vivido.

Las fichas políticas vuelven a las casillas de salida en el nuevo reparto de cartas. Veremos si son capaces de leer el mapa político real y se recupera algo de seny.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *