Cataluña es de todos

Todos los manuales y experiencias históricas en la subversión del poder mediante un golpe de Estado señalan las tres acciones que  son indispensables para el éxito: dirigir el poder militar; controlar las comunicaciones e intervenir bajo el poder de los golpistas el dinero y los recursos financieros. Por tanto, para evitar que triunfe un golpe de Estado no se puede perder el control de estos tres poderes por el poder constituido. La fuerza militar, las comunicaciones y el control del  dinero.

Un interesante artículo del catedrático de Derecho Constitucional Luis García Ruiz en el Diario de Cádiz que ha cumplido en plena juventud 150 años, concluye con la siguiente afirmación.” O el Estado impone a los golpistas el orden constitucional, o la revolución en marcha triunfará y se llevará por delante al régimen del 78”.

Hoy Cádiz ha recibido en el Oratorio de San Felipe Neri, cuna del constitucionalismo democrático de 1812, a la presidenta del Congreso, Ana Pastor que ha pronunciado un excelente discurso de recordatorio y puesta en valor de los 40 años de convivencia democrática, bajo la legitimidad de la noma constitucional.

Si 1812 reunió a todos los españoles de ambos hemisferios, la Constitución de 1978 reunió a todos los españoles bajo la democracia  y la  Monarquía restaurada. La transición cerró  o así lo creíamos, las heridas abiertas en la Guerra civil y en los 40 años de ausencia de libertades.

Si se releen los debates parlamentarios y las históricas sesiones en las que se elaboró la Constitución de 1978, recomiendo recordar que se presentó una enmienda por el diputado vasco Letamendia- ex miembro de los poli-milis de ETA del grupo Euskadiko Ezquerra- que pretendía incorpora el derecho de autodeterminación al texto constitucional. Esta enmienda no fue apoyada por los portavoces de CiU,  Roca Junyent y del PCE, el catalan Solé Turá que en su libro Nacionalidades y Nacionalismo en España. Autonomías, Federalismo y Auto determinación escribe: “Aun suponiendo que el derecho de autodeterminación se entendiese como una consulta electoral en el territorio que aspirase a la independencia, es indudable que a esta consulta electoral sólo se podría llegar, o bien a través de un proceso insurreccional, o bien a través de una gran batalla política, con elementos insurreccionales por medio… Un conflicto de estas características no sería un choque entre la izquierda y la derecha, ni entre el progresismo y la reacción, sino un conflicto que atravesaría todas las clases sociales de España y que escindiría profundamente la sociedad.”

La contumaz secesión que protagonizan desde las instituciones catalanas la amalgama de los ex convergentes, ERC y la CUP, en un modelo insurreccional de golpe de Estado por fascículos, está ya provocando efectos directos que transcienden del terreno puramente político o legislativo. Volatilidad en los mercados financieros, afección directa a los Bancos catalanes, daños en la imagen de las marcas España y Cataluña, así como un indudable inquietud en tantos y tantos catalanes o residentes en Cataluña que no están dispuestos a que unos decidan por todos cuál va ser el futuro de sus vidas  y de sus hijos.

Hay que decirlo alto y claro. Basta ya. Los secesionistas  no tienen derecho a cambiar nuestras vidas ni a despojarnos a los demás españoles de una parte de nuestro Nación que tiene el orgullo de ser la más antigua de Europa. No tienen derecho a que ciudadanos, policías o trabajadores abandonen Cataluña por las presiones de algunos. Por que Cataluña es España, con su lengua, su cultura, su derecho civil, su modernidad y su seny que nos enriquece y nos hace mejores.

El Gobierno y su Presidente Mariano Rajoy sabe que tiene todo el apoyo desde Finisterre al Cabo de Gata, en Baleares y en Canarias, en Ceuta y en Melilla, de la gran mayoría de los ciudadanos para restablecer plenamente el orden constitucional con los poderes que el Estado de Derecho le otorga. Para seguir viviendo en democracia y en libertad.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *