150 años de Cádiz a Diario

El Diario de Cádiz ha celebrado sus 150 años de vida con  la presencia del rey Felipe. Que una empresa alcance siglo y medio de existencia es, por sí mismo, un éxito y el reconocimiento se acrecienta si se recuerda que es una empresa periodística, que sigue publicando en papel y que desde su primera salida el 16 de junio de 1867, fundado por don Federico Joly Velasco, ha estado ligada a la familia Joly que ha conservado su propiedad.

Las sucesivas generaciones no solo han mantenido el espíritu que animó a su fundador, ser un medio de información libre e independiente, sino que también han sido de capaces de crear y hacer crecer el primer grupo editorial de prensa regional en Andalucía con nueve cabeceras en siete provincias. Un proyecto que ha sido impulsado por su presidente actual, José Joly Martínez de Salazar que aporta la experiencia que lleva en su ADN familiar y la voluntad decidida de adaptación a la necesaria transformación de las empresas de comunicación en el siglo XXI.

En esta España nuestra en que casi todo se cuestiona y predomina lo contingente y ocasional, que un medio de comunicación acuda sin desmayo a su cita diaria con sus lectores durante 150 años motiva, sin duda, satisfacción y gratitud para todos los que creemos que no es posible conjugar la democracia sin libertad de prensa e información.

Así lo entendieron los diputados españoles de las provincias y de Ultramar reunidos en Cortes en la Isla de León, en septiembre de 1810, cuando proclamaron la libertad de prensa en nuestra nación que había sido invadida por las fuerzas francesas de Napoleón Bonaparte.

La evolución de la prensa, desde el soporte papel al soporte digital, ha favorecido la entrada de nuevas empresas periodísticas que se han situado en la red con diferentes estrategias y al mismo tiempo ha supuesto una auténtica revolución en las empresas. La secuencia redacción, rotativas, papel y distribución se ha encontrada inmersa en una competencia feroz.

Internet se ha convertido en un acelerador y multiplicador de la información que fluye globalizada, sin barreras ni tiempos de espera, a golpe de un solo clic. Y junto a internet, las redes sociales hacen a los propios protagonistas trasmisores y redactores de sus propias noticias.

En un mundo tecnológico que ha roto las fronteras físicas, hoy es posible acceder simultáneamente a la información publicada prácticamente de cualquier lugar del mundo. Algunas opiniones sostienen que la prensa escrita de pago no puede sobrevivir ante una competencia tan brutal que se sitúa en el mercado de la información con unos costes muy inferiores y se pone a disposición de los lectores gratuitamente.

Sin embargo hay dos valores diferenciales que hay que mantener y proteger. El valor de la información como cultura impresa y publicada, que tiene una indudable vocación de permanencia: testigo veraz de una época. La impresión de la tinta en el papel inscribe la noticia en el tiempo, frente a lo efímero de la información en internet que queda cobijada en la nube, sin que sea percibida por el tacto del lector.

Y el segundo valor es el de la redacción, de los periodistas, como difusores de la cultura  y guardianes de la lengua que identifica la historia de una comunidad, y cuya obra acabada es el periódico publicado.

Si además el Diario de Cádiz, porta el nombre de la ciudad y el de Andalucía durante siglo y medio, no cabe duda que forma ya parte de su ser. Una ciudad trimilenaria y una comunidad que fue nación durante el califato de Córdoba, y reino durante el periodo Nazarí y que hoy siente el orgullo de ser partícipe y protagonista de España.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *