La levedad de los nuevos

En una entrevista en Onda Cero, Iñigo Errejon el segundo de Podemos, becario espabilado para cobrar la beca y no aparecer por Málaga, perdiéndose el sabor y la luz de la calle Larios y de la Alameda, nos ha dejado tres grandes criterios programáticos:

Dice que España es un estado plurinacional, lo que es un avance respecto a Zapatero para quien la nación es un concepto discutible y discutido. Acto seguido apoya el derecho a decidir, es decir, la secesión patrocinada por Artur Mas con Oriol Junqueras de co-protagonista.Y considera que Cataluña está mal financiada y no le preocupa la desigualdad entre territorios, por tanto entre ciudadanos según vivan en uno u otro lugar de España, lo que justifica dada sus dotes de ubicuidad .

Como solución a la secesión de Cataluña propone “la seducción” que es una palabra mágica que utilizan los Podemitas y el entorno. Como la jueza Carmena que también la utilizó al día siguiente de ser elegida alcaldesa de Madrid con el apoyo de Carmona, el defenestrado del PSOE – al que sus compañeros de Ferraz han arrojado al vacío, como los vecinos de Manganeses de la Polvorosa, Zamora, arrojan una cabra desde el campanario de la Iglesia. Menudo papelón ha hecho.

Lo que no nos explica es quien es el/la agente seductor/a, el método o las artes que va a utilizar y el tiempo que van a dedicar a seducir a los catalanes independentistas.

Una seducción demasiado larga se convierte en una pesadez insoportable en todo caso y si al otro lado de la cama están Artur Mas y Oriol Junqueras, a los que entre sus virtudes que desconozco no está la de ser amenos, el guión puede ser insoportable.

El portavoz de Podemos en la entrevista demuestra no solo que trabajó poco la beca que le concedió la Universidad de Málaga, sino que el discurso de este grupo político es un autentico agujero negro que circula por el universo de la política. Eso sí, con ramalazos antisemitas, apoyando el veto al cantante judio Matisyahu en la Comunidad Valenciana, otro territorio político resultado del acuerdo PSOE y los próximos a Podemos de Compromis.

Una actitud en que sí se han puesto de acuerdo Podemos e IU que insultan y descalifican al pueblo judío, lo que acentúan el ambiente antisemita que se imputa a España desde cancillerías occidentales.

Los nuevos partidos emergentes, como Podemos y Ciudadanos, tienen que ofrecer cada cierto tiempo propuestas ocurrentes con la intención de no perder la atención de los electores.

Ahora resulta que Rivera,”only you”, el único que habla en Ciudadanos, los demás son figurantes, propone un modelo federal de financiación. Después de defender con arrojo y éxito los derechos de los catalanes no nacionalistas ni independentistas allí mismo en Cataluña que es el bagaje con que cuenta, resulta que con su propuesta quiere ahora arreglar la cuenta de resultados de la Comunidad , cuya deuda pública acumulada es consecuencia de los largos años de permanencia en el poder de CiU que ha utilizado los recursos públicos en extender, imponer y propagar el nacionalismo fundado en un argumentario falaz y manipulado.

Su otra propuesta es la supresión del Tribunal Constitucional, cuando lo que debe exigir es que las sentencias de este Tribunal no se demoren durante años en el sueño de los justos y los recursos deben tener unos plazos obligatorios de resolución. Hay asuntos que llevan tanto tiempo dormitando en el edificio de la calle Doménico Scarlatti que su documentación debe ser un laboratorio del deterioro biológico del papel.

Ofrece el ciudadano Rivera que sea el Tribunal Supremo el que asuma la competencia de Tribunal de garantías constitucionales. Una propuesta inmadura, nuevamente, pues si simplemente se repasa el atasco de la sala de lo Contencioso administrativo del Alto Tribunal, el disparate de sumar el atasco del Constitucional conduciría a hacer inefectiva la tutela judicial.

Lo que en primer lugar hay que hacer, sin modificar la Constitución es dotar, simplificar, modernizar y agilizar la Administración de Justicia que es uno de nuestros retos pendientes. La Constitución de 1978 esta siendo exorcizada por los nuevos partidos, cuando las reformas que se pueden acometer por vía de leyes orgánica y ordinarias pueden ser tan intensas o más que una reforma constitucional.

Los cambios planteados por unos inmaduros políticos que se dedican a dar palos a la cucaña constitucional, sin necesidad de tener vendados los ojos, como en los grabados de Goya es el terreno más inadecuado para abordar una reforma tan transcendente que no debe estar al pairo de las ocurrencias y frases ingeniosas relatadas en el circo de las tertulias televisivas.

La política que reclaman los ciudadanos, de derecha, de izquierda y de centro, está en tener mayor control electoral, ser dueños de sus votos, y que el país funcione. Así de simple. Reformar la ley electoral es mucho mas sencillo que reformar la Constitución, pero los nuevos partidos lo que revelan son los peores vicios, formas y actitudes de la política interna de los partidos políticos.

El ejemplo internacional en que se miran los de Podemos, Syriza y Alexis Tsipras, ha metido a Grecia en el laberinto de la inestabilidad. Que en nuestro escenario político se generen espacios para políticas radicales no es lo mejor, pero en una cierta medida es explicable en tiempos de crisis.

Lo que es realmente preocupante es que el PSOE de Sánchez haya perdido sentido de Estado y sirva de rampa de lanzamiento a estos movimientos.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *