Apuesten sobre los pactos

Los británicos organizan un sistema de apuestas ante cualquier acontecimiento. Las casas de apuestas en la ciudad forman parte del paisaje cotidiano de muchas calles, con sus televisores encendidos retrasmitiendo todo tipo de carreras y partidos de futbol.

Cuentan que alguna de los 100 top bookmakers está valorando poner en apuestas el tiempo de permanencia de algunos de los gobiernos municipales y autonómicos constituidos en España tras las elecciones del 24 de mayo. Madrid, Barcelona y Cádiz son las ciudades con mayor atractivo para los corredores.

Madrid va a tener un concejal de Cultura y deportes, de apellido Zapata que debe ser cesado antes de tomar posesión. Sus chistes de twitter reflejan el lado gracioso y simpático de Podemos y Cía, del que también hace gala su líder Pablo Iglesias, tan divertido cuando le entregó al Rey los videos de juego de tronos.

Aparte de su deformación ideológica e histórica, la referencia del concejal a los judíos es la prueba del sectarismo y carencia de valores democráticos que adorna a este grupo. Ya había advertido el historiador Antonio Elorza, habitual colaborador del diario El País, de las andanzas y comportamiento de matones que han protagonizado en la Facultad de Ciencias Políticas de Madrid. Y que se lo recuerden a Rosa Díez cuando fue invitada a un acto.

Manuela Carmena, la alcaldesa dispuesta a seducirnos y ,según ella misma dice, a sorprendernos, no puede mantener un minuto como responsable de Cultura y Deportes de la ciudad de Madrid al concejal Zapata que ,por lo que dice, debería entregar su acta de concejal y dedicarse a un concurso de monólogos en Venezuela. Si no lo cesa y le expulsa de su grupo municipal, la jueza Carmena será la encubridora y patrocinadora del personaje. Y sobre todo es un insulto a todos los madrileños que tengamos un representante público que tenga tan corta sensibilidad con el holocausto judío.

En Cádiz, tenemos otra muestra del talante de la nueva política. Teófila Martínez, una gran alcaldesa que ha transformado Cádiz, ha sido objeto de un intento de agresión cuando después de la constitución del Ayuntamiento ha salido por la puerta principal, en contra de la advertencia del servicio de seguridad que le aconsejaba la puerta lateral.

Y este escenario está bendecido por Pedro Sánchez el secretario general del PSOE que se hace trampas con los resultados electorales y está convirtiendo a su partido en una marca de apoyo a Podemos y Cía.

Lo que han hecho con su candidato municipal en Madrid, Antonio Carmona, es una crueldad sin límite. Primero, le sabotean la campaña. Después le convierten en la tuna que le canta a Manuela Carmena y le llevan a la sede de Podemos en Lavapiés para escenificar el amor a primera vista. Ha sido el primero y probablemente el último seducido por nuestra Rita Hayworth, versión ex PCE.

En la política se pueden tomar diversas actitudes, pero el primer artículo dice que no se puede hacer el ridículo. Antonio Carmona, después del resultado obtenido, de cómo le ha tratado el PSOE y del papelón que ha representado en la investidura de Carmena, debería devolver su acta de concejal y volver a las tertulias si le invitan o a dar clases en la universidad. El otro chiste es que quiere ser la cara de la ciudad que atraiga inversores para Madrid.

De momento esta ciudad se va a dedicar a los comedores infantiles -en Cádiz el alcalde Kichi les va a dar el desayuno- y los políticos se van a tutear en los plenos a los que asistirán expertos para acabar con los largos y vacíos discursos. Otra razón más para que Antonio Carmona se vaya a la universidad y vuelva al Pleno del Ayuntamiento como experto y así puede hablar.

Esto de los expertos está muy bien -aunque en conjunto la frase suena al crepúsculo de las ideologías- sobre todo si la alcaldesa seductora escucha a los excelentes funcionarios municipales a los que no tiene que llevar al Pleno porque informan por escrito en todos los expedientes.

En Cádiz, ha llegado la felicidad con el Kichi y además un congreso sobre ciudades auto suficientes energéticamente que va a tener su primer ejemplo en esta ciudad, probablemente un día de levante. Cádiz va a mostrar el modelo de los aljibes que continúan en las azoteas de las casas del centro y va apagar la luz de las calles todos los días de 22 horas a la 1 de la madrugada, como si estuviera pasando la procesión de Cristo de la Buena Muerte el viernes santo. Lo del Cristo es para ilustrar la idea, pero el alcalde Kichi no lo va a decir que ya apartó el crucifijo en su toma de posesión.

Después de todo hay gente feliz. La felicidad era el objetivo de los constitucionalistas de 1812 que eran gente letrada e ilustrada.

En Barcelona, su nueva alcaldesa hada madrina se ha interpretado en su toma de posesión como una imagen de la revolución francesa, con la banda municipal y el brazo levantado con el bastón de mando. Solo le faltaba el gorro frigio, probablemente porque es un símbolo de libertad y no se lo ha querido poner.

A lo mejor estos grupos están evolucionando hacia el liberalismo y es la sorpresa que nos depara la alcaldesa Carmena.
Cuentan las crónicas que en el Pleno de Madrid algunos asistentes próximos a Podemos y Cía. cuando Esperanza Aguirre recordó que había obtenido más de 44.000 votos que Carmena, comentaron: “Qué mal gusto”.

Por tanto, los votantes del PP no tienen de qué preocuparse. Objetivos la felicidad y la seducción y ya empiezan a hablar como en los rancios salones de té de Madrid.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *