Rajoy pone la mano en el fuego por Esperanza

El Partido Popular ya tiene candidatos a la Comunidad y al Ayuntamiento, en el que gobierna desde hace 30 años. Exactamente desde el año 1985,tras la moción de censura que llevó a Rodríguez Sahagún a la Alcaldía, siendo José María Álvarez del Manzano Primer Teniente de Alcalde.

En la Comunidad Autónoma, el PP ha ganado las elecciones desde el año 1991, con la lista encabezada por Alberto Ruiz Gallardón en la que estaba la hoy candidata Cristina Cifuentes, aunque el pacto PSOE-IU cerró el paso a un Gobierno presidido por Alberto Ruiz Gallardón.

Hoy las circunstancias son muy distintas. El clima político de entonces presagiaba un cambio en la hegemonía de los socialistas que habían ocupado el poder municipal y autonómico desde las primeras elecciones democráticas, aunque José Luis Álvarez candidato por la UCD ganó las elecciones en 1979 , pero el acuerdo PSOE-PCE llevó a la Alcaldía a Enrique Tierno Galván.

Lo que si resulta de la comparación de los resultados de las elecciones municipales y autonómicas en Madrid con los resultados de las elecciones generales, es el adelanto de la tendencia electoral que anticipan los datos de Madrid con una regularidad propia de un reloj suizo.

En estos momentos, sin embargo, concurren tres situaciones que le dan una perspectiva inédita a estas elecciones. Al desgaste natural de los Gobiernos del Partido Popular, se unen los efectos latentes de una crisis económica muy dura y la entrada de nuevos actores políticos que derivan de la devaluación de los grandes partidos, presentados como protagonistas de un final de régimen que algunos animan con entusiasmo inusitado, aunque no nos cuentan cual es el sistema sustitutivo.

La decisión de Rajoy está en la lógica política de una renovación tranquila. Esperanza Aguirre que abandonó la presidencia de la Comunidad, con una decisión que presentó como una retirada de la primera línea política, permanece al frente del Partido Popular de Madrid y ha reiterado de todos los modos posible su deseo de ser candidata al Ayuntamiento. Si en algún momento alguien consideró que estratégicamente esta decisión permitiría que la organización de Madrid controlara la designación de los dos candidatos, no cabe duda que esta previsión era irrealizable para cualquiera que repasara la relación histórica entre la primera y la séptima planta de la sede de Génova.

Por tanto, Mariano Rajoy ha actuado con respeto al Partido Popular de Madrid y ha depositado su confianza en Esperanza Aguirre, haciendo oídos sordos a su poco política respuesta en la entrevista que protagonizó con Jordi Evole.

En todo caso, la candidatura de Esperanza Aguirre tiene por delante un reto muy difícil para repetir una mayoría absoluta que le permita gobernar sin pactos con otras formaciones. Tendrá que definir una estrategia electoral inteligente que no genere polarizaciones que impidan pactos post electorales. Por tanto prudencia y buenas maneras a fin de no cometer errores innecesarios.

Cristina Cifuentes ha crecido políticamente en su cargo en la Delegación del Gobierno y ha fijado una imagen personal abierta y alejada de los estereotipos con que se quieren significar a los candidatos del PP.

Mariano Rajoy sabe desde hace mucho tiempo que en Madrid la marca PP cotiza mucho y que respiran los electores en clave política nacional, lo que le exigirá emplearse a fondo en la campaña electoral. Y para ello tiene argumentos y avales suficientes en sus alforjas políticas.

1 comentario
  1. Gozaimasu says:

    X dio que peloteo.
    Rajoy se ha cargado la CAM y punto. Que hay que financiar a Catalonia y dar satisfacción a Catalonia…

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *