Nombres propios en el carnaval

Cholo Simeone: El tren rojiblanco de las 16 horas del sábado 7 de febrero, ya es historia, arrolló a un Real Madrid inapetente, asténico y ausente que no quita un solo mérito al Atlético que recuperó continuamente el balón en el centro del campo, tocó y tuvo pegada de gol.

Simeone le ha quitado los complejos al Atlético y les ha enseñado a jugar, a moverse en el campo y a pensar a jugadores que antes nadie daba un duro por ellos. Actúa durante el partido como un director orquesta desde la zona del entrenador, más en la figura de Leonard Bernstein que de Lorin Maazel. Estrategia, táctica, movimiento y equipo. Los ingleses inventaron el “futbol asociación” y Simeone bebe en las fuentes de las esencias.

En el éxito tiene un gran porcentaje Miguel Ángel Gil que profesional y discretamente, desde el proscenio de la dirección del Club, ha controlado los demonios que habitan en las orillas del Manzanares y que cada cierto tiempo desquiciaban la vida del club. El Atlético ha vuelto a estar entre los tres grandes clubs de España y por delante el proyecto de consolidar su posición en Europa. En todo caso, el Madrid tiene un 50 por 100 de posibilidades de ganar la Liga y el Barcelona un 30 por 100.Pero el Atlético, llegando a semifinales de la Champions puede presentarse de protagonista en la final de Berlín.

Monedero y Montoro: Duelo al sol con las pistolas de los impuestos aunque los personajes no tienen ninguna coincidencia con Joseph Cotten ni con Gregory Peck. Aquí las regularizaciones se han convertido en las bulas de las irregularidades fiscales, dado el mal ejemplo que patrocinó el Gobierno con las cuentas no declaradas en el extranjero que se santificaron pagando el 10 por 100. Un regalo y un trato discriminatorio para el resto de los contribuyentes. Y Monedero sigue el ejemplo, regulariza y paga doscientos mil euros.

Hacienda va a publicar la lista de morosos en los impuestos, lo cual es relativamente significativo, ya que los morosos también son la propia Hacienda y las administraciones públicas que se acomodan en sus privilegios administrativos para retrasar pagos a ciudadanos y empresas. Lo que es relevante es la relación de los que regularizan cuentas en el extranjero y pagos desde el exterior, como los que le hacen a Monedero. E información sobre los resultados y criterios de los planes de inspección. ¿Algún día nos darán cuenta de los planes de inspección y sus resultados por sectores de actividad económica? ¿Cuántas inspecciones se han realizado en las cuentas de los partidos políticos que, además, de la política tienen un perfil empresarial y van a recibir 83 millones de euros en este ejercicio?

Los de Pablo Iglesias han aprendido pronto. Ya tenemos Podemos y Cía., demoliciones y derribos en la izquierda.

Yanis Varufakis: El ministro de economía de la Grecia de “se acabó la austeridad”, podría sustituir al actor Jason Statham, en The Transporter y protagonizar su periplo por la UE con Tsipras sentado en el asiento trasero.
Un viaje peligroso, en el que Alemania por boca de Wolfgang Schäuble, al que no le gustó nada el ambiente, la escenificación y el desplante con Dijasselbloem que preside el Mecanismo Europeo de Estabilidad, ya ha puesto pies en pared.

Las tensiones internacionales no benefician a nadie y más en un momento en que se recrudecen las tensiones en Ucrania, donde Alemania y Francia han retomado el liderazgo que nunca han dejado.

La UE tiene una agenda de problemas completa y la incipiente recuperación necesita estabilidad después de la devaluación del euro que ha dado un importante respiro a la economía, junto con la caída del precio del petróleo. El Gobierno de Tsipras va a necesitar ayuda de sus socios europeos y no se ha aplicado en los principios básicos de la diplomacia. Varufakis no conduce un Audi rutilante como The Transporter, sino un desvencijado vehículo.
El arte de mandar consiste, pues en no enfrentarse al enemigo que está en un lugar elevado, y en no oponerse a él si está apoyado en las colinas”. (El arte de la guerra. Sun Tzu).

Esperanza y Jordi Évole: Esperanza que tiene o tenía virtudes políticas, está en dependencia política emocional de Podemos. Empeñada en practicar aquello que ella misma denuncia, se está convirtiendo en agente electoral de la formación de Pablo Iglesias.

Su entrevista con Jordi Évole fue un horror y un tremendo error, con espantada increíble al final, como si hubiera llegado el conejo del reloj que da la hora en Alicia en el País de las Maravillas. El PP necesita transmitir con mesura e inteligencia un programa político para Madrid que siempre ha emitido en onda nacional en unas elecciones autonómicas y municipales que serán las más difíciles de los últimos veinte años.

En la entrevista dominical, omitió todos los logros que ha realizado durante su etapa de Gobierno y no supo dar una imagen amable y cercana reconociendo los errores que han cometido políticos integrados en su equipo. Si es candidata y pretende movilizar el electorado del PP convirtiendo la campaña en un cara a cara con Pablo Iglesias se equivoca radicalmente. Los ciudadanos quieren ideas, propuestas y rectificaciones y no hubo nada de nada. Las críticas a Podemos ya la hacemos cada uno.

Se deslizó por el populismo con su defensa de la dación en pago y no le acompaño el lenguaje gestual cuando Évole le preguntó por su relación con Aznar y Ana Botella y por los casos de corrupción.
A una semana de la designación de los candidatos no sumó puntos si es que los necesita, o no.
Por no acertar, no acertó ni en el vestuario.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *