Municipales sin candidatos

La contumaz oposición del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a la reforma de la ley electoral en las elecciones municipales y el retraso en la celebración de la primarias en su partido al mes de noviembre de 2015, demuestra que su principal preocupación es mantener un férreo control del aparato en la calle Ferraz. Escaso interés tiene Sánchez por la regeneración democrática y nula disposición a llegar a acuerdos con el PP. Eso sí, sin formular una sola propuesta. En su haber la réplica a Felipe González calificando de corrupción el caso Pujol, lo que no deja de ser una obviedad.

El portavoz en el Congreso del Grupo Popular ha reiterado su disposición a dialogar con el PSOE para pactar medidas de regeneración y ha declarado que lo importante es que los ciudadanos tengan la percepción de que su voto sirve para elegir a su Alcalde.

Por mucho que se argumente que no se pueden cambiar las reglas del juego a mitad del partido -¿cuándo se está a mitad del partido en un mandato electoral?-

y que la reforma beneficia al PP -lo que es variable si progresan las coaliciones de izquierda o agrupan su voto en la segunda vuelta- lo cierto es que es una clara mejora democrática. Y así lo entiende la mayoría de los ciudadanos que quiere cambios, no dar cheques en blanco a los partidos y protagonizar las elecciones.

Los antecedentes en el mismo PSOE demuestran que Sánchez ha modificado la doctrina de Ferraz y hay que presumir que lo hace en beneficio propio. Lea si lo desea mi articulo “Elija usted a su Alcalde” en el que me remito a textos publicados.

¿Quizás su liderazgo se resentiría si el candidato del PSOE obtuviera un gran resultado en las elecciones municipales?

El proceso electoral municipal y el autonómico del ultimo domingo de mayo de 2015 está abierto. Definitivamente con la decisión de Ana Botella de renunciar a la pre candidatura en el Partido Popular.

La decisión ,pero sobre todo su comunicación, ha sido precipitada. Los meses que le quedan en el Ayuntamiento no van a ser fáciles. Ni internamente, ya que los concejales pierden una referencia y estarán más preocupados por su reubicación, ni en la acción política, ya que se auto mutila y abre una situación interna que no reporta ningún beneficio ni a Madrid, ni al Partido Popular ni a ella personalmente.

Sin un equipo propio, compuesto de retales diversos y sucediendo a Alberto Ruiz Gallardón, con sus luces y sus sombras, pero con una personalidad arrolladora, ha ejercido dignamente el cargo de Alcaldesa.

No ha administrado bien sus declaraciones públicas y sus colaboradores, con escaso bagaje y experiencia, no han sabido sacar el mejor partido de su carácter abierto, tranquilo y afable, presentando su lado más humano.

En el PP la daban por amortizada prematuramente, con una cierta irresponsabilidad por que ,de momento, no se acierta con el repuesto y la figura del candidato/a es tan difusa que se acrecienta la incertidumbre.

Señalar desde ahora un candidato del Partido Popular a las municipales no es la mejor decisión estratégica. Si se precipita la designación, se producirá una dualidad que no favorecerá nada al candidato al que se pedirá constantemente una valoración y ratificación de la política de gobierno municipal. Lo que parece claro es que el candidato/a no está entre quienes se sientan en los plenos del Palacio de Cibeles.

Alguien con criterio debió advertir que el manejo del tiempo es muy importante en política, Rajoy dixit. El día 7 de enero de 2014,tras el día de Reyes, hubiera sido la mejor opción para anunciar esta decisión.

En cualquier caso, las noticias fluyen con tal rapidez que mañana estará superada por otra nueva. Si acudimos a los precedentes de Rajoy, hay que pronosticar que no se producirá una rápida designación y que la decisión se administrará desde la dirección nacional, como siempre ha sucedido. Madrid es lo suficientemente importante y produce un efecto derivado y multiplicador en la política nacional que aconseja no cometer errores.

El PSOE no ha movido ficha y el actual portavoz, Lissavetzky está amortizado y no parece que tenga muchas opciones de ser el candidato. Razón de mas y añadida para no precipitar ninguna decisión desde la calle Génova.

De momento, lo importante en la agenda interior es consolidar la recuperación y atender a los retos independentistas en Cataluña que genera efectos muy negativos y constituye un elemento de desestabilización de la recuperación.

En la agenda exterior, la amenaza yihadista y la consolidación y primeros pasos de la nueva estructura de la Comisión Europa que es el Gobierno europeo, son rúbricas tan importantes que van a protagonizar la llegada del otoño.

Por tanto, sosiego y paciencia que son virtudes para tomar decisiones importantes.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *