La primavera de Ucrania

La crisis de la invasión de Crimea por las tropas rusas no disminuye su intensidad. Los últimos actos políticos del Parlamento regional de Crimea acordando su anexión a Rusia y las declaraciones del Consejo de la UE, de Cameron y de Obama mantienen la tensión diplomática.

El mapa de Europa, tras la desaparición de la URSS, continua siendo inestable y un tablero de ajedrez en el que las posiciones de vecindad con Rusia tienen una especial significación. La UE, la cuarta potencia después de EEUU, Rusia y China tiene en su patio trasero un escenario que reproduce miméticamente la Guerra Fría.

El modelo de relación UE versus Rusia ha transitado hasta el momento con una cordialidad distante. Sin duda, enfrascada Europa en la resolución de sus problemas domésticos en los países periféricos, no ha definido un plan estratégico de relaciones con el Este de Europa, en el que los problemas internos adquieren una especial relevancia por la tutela que ejerce o quiere ejercer Rusia sobre las antiguas repúblicas.

Hasta el momento no hay más que sanciones referidas a los visados selectivos de entrada a funcionarios y autoridades rusas responsables y bloqueo de activos depositados en EEUU. Y poco más, con Europa acelerando el acuerdo de asociación con Ucrania. También algunos movimientos militares de EEUU reforzando sus efectivos aéreos en Polonia y enviando un buque al Mar Negro. En España, las bases de Rota y Morón de la Frontera activarán sus programa de alerta y de cobertura logística.

Estamos en presencia de una larga crisis en la que la retirada de las tropas rusas difícilmente será a corto plazo y más con un referéndum a diez días calificado de ilegal por a UE, pero que aportará un argumento “democrático” a la invasión de Crimea ordenada por Putin.

En la memoria próxima, la crisis de la invasión de la URSS en Afganistán que tuvo un desarrollo bélico durante 15 años -1978 a 1992- y un balance final muy negativo. Un mal y negativo precedente con algunas constantes que se reproducen en Ucrania-Crimea como la confrontación civil derivada de una diversidad racial en la que Draghi ha limitado los efectos económicos de la crisis a consecuencias en los mercados energéticos a medio plazo, sin mayores desestabilizaciones. En todo caso, los embargos, bloqueos y sanciones que EEUU y la UE pueden imponer a Rusia, van a provocar movimientos en el inestable mercado de divisas y una revisión del destino BRIC – Brasil, Rusia, India y China- soporte de diversos fondos de inversión comercializados por la Banca.

La traslación de los efectos económicos a Europa y a España no es en absoluto descartable. La UE está ya articulando un plan de ayudas económicas que tendrá que ser soportado por las economías europeas con una reducción de otros programas europeos destinados a los países recientemente incorporados. Y afectación al suministro de gas con un productor Rusia que aporta el 23 por ciento del consumo y que se distribuye en un 80 por el gaseoducto que atraviesa Ucrania.

Crisis política, sanciones económicas, movimientos económico y afectaciones en el mercado del gas. Un combinado complejo que genera sombras económicas a Europa y a España. Y todo ello mientras continuemos en la simple retórica diplomática y no se produzca un agravamiento de la tensión.

La historia se repite según algunos, lo cual será más o menos cierto pero sin duda las constantes históricas, la lucha por el poder y por la libertad protagonizan los grandes acontecimientos.

La primavera de Praga acabó el 20 de agosto con la invasión de los más de 2.000 tanques soviéticos y 200.000 efectivos militares. La doctrina Brézhnev, el derecho de la URSS de intervenir en los países del bloque del Este no logró derribar al reformista Dubcek con sus programas de socialismo humanitario.

¿Tenemos por delante un nueva primavera en Ucrania que sobrevivirá a los invasores rusos que aplican la nueva teoría Putin-Brézhnev?

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *