Se busca líder. Referencia: PP Andalucía

José Aguilar, director de opinión del Diario de CADIZ, escribía el miércoles en su habitual sección ‘La esquina’: “El caso es que se echa encima 2014 y a Zoido se le esta poniendo aspecto y rictus de víctima de malos tratos. El dedo no se activa. La democracia interna, menos”.

En Cádiz que hay y se practica un habla, nacida de lo vivido y de su larga historia compartida con las más cultas civilizaciones, el lenguaje no solo trasmite sino que también dibuja lo que se quiere contar con una capacidad sintética inimitable.

La sucesión de Javier Arenas después de la primera victoria electoral del PP en unas elecciones autonómicas, sigue abierta en canal con Juan Ignacio Zoido que es un político buena gente, lo que no abunda, haciendo de funambulista. Con la pértiga en la mano para guardar el equilibrio, transita por la cuerda de la política andaluza desde marzo de 2012, sin que se explique ni nadie le cuente cuando podrá dejar la representación.

Durante este tiempo, el PSOE ha pactado con IU el Gobierno y ha ejecutado una sucesión de primarias vaporosas que ha permitido a Griñan quitarse de en medio -en Cádiz dicen juannajarse– de los líos con Valderas, de los ERES y de las cuentas de “deformación” de la UGT.

Durante este tiempo ¿ha servido de algo que Javier Arenas dejará la presidencia del PP andaluz, si a mayores, se le ha arrumbado en Génova 13, sin que tampoco se sepa con qué finalidad? ¿No hubiera sido más coherente y estratégicamente más eficaz que se le hubiera pedido que continuara al frente del PP andaluz y que gestionase la mayoría relativa que había obtenido en las autonómicas, además de hacer de defensa central -stopper, según la jerga del futbol inglés- ante la oposición que se hace desde la Junta al Gobierno de Rajoy?

Si Andalucía fuera una pequeña CCAA uniprovincial, con limitada relevancia en la política nacional, la situación de interinidad de Juan Ignacio Zoido tendría alguna explicación. Pero en esta Comunidad viven más de 8 millones de habitantes, aporta al Congreso de los Diputados 60 diputados y se ha convertido en El Álamo del PSOE.

Parece evidente que, en todos los aspectos, es un territorio preferente en la política española y que la victoria de los ocho Alcaldes del PP en las capitales de provincia ha sido el resultado de un esfuerzo realizado durante muchos años.

Con la dirección popular al pairo, ha tomado cuerpo la sucesora, Susana Díaz que ha tomado cuerpo en la Presidencia de la Junta en la que el pacto con IU funciona con escaso rozamiento externo y en la secretaria general, en la que ha concitado el apoyo unánime de las organizaciones provinciales, sin un asomo de contestación interna.

Al mismo tiempo se ha proyectado nacionalmente con su declaraciones en contra de la secesión de Cataluña que ,ante todo, es un ejercicio de profunda insolidaridad con los miles de andaluces que han contribuido con su trabajo al desarrollo de Cataluña. Una actitud insolidaria con el pasado, con el presente y con el futuro.

Algunos le negaron el pan y la sal, pero cuidado, cuidado que, por el momento no ha cometido errores y tiene la llave de convocar elecciones anticipada cuando le convenga.

La experiencia demuestra que el mal de altura de los Gobiernos se manifiesta con el abandono de los problemas del partido que sustenta la mayoría elegida. Así ha sucedido en los tiempos de la UCD y del PSOE, tendencia que se corrigió en los gobiernos de Aznar en los que la maquinaria del partido funcionaba adecuadamente como soporte de los distintos Gobiernos.

Mantener el PP en Andalucía en interinidad es el mejor medio ambiente que se puede ofrecer al PSOE. En política se produce el efecto físico de la expansión de los gases que tienen la propiedad de ocupar el espacio en que se encuentran.

Rajoy tiene que ocuparse de Andalucía y volver a bajar al contacto de la realidad con los ciudadanos. La agenda de los Presidentes en la UE les obliga a viajar de una punta a otra de Europa, pero las elecciones se ganan en tu propio país. Y si piensa que la solución es traer un paracaidista del Gobierno que tenga pedigrí andaluz, lo que conseguirá es focalizar en el candidato todo el desgaste que acumula al Gobierno.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *