Sopa de datos económicos

Las revelaciones de Solbes que reflejan una cierta deformación bilateral en su conducta como político, han corroborado la opinión de los analistas de que su salida se debió a la escasa aplicación del alumno Zapatero que ni progresaba adecuadamente ni le prestaba atención. El vivo ejemplo del síndrome de La Moncloa, en su sintomatología más intensa, cuando el infectado pierde contacto con la realidad y solo responde al estímulo de sus elucubraciones.

Rajoy, por el contrario, parece más inmunizado al síndrome y ni se dedica a actuar de altavoz de su ministro Montoro que presenta en los últimos tiempos perfiles propagandistas, ni se separa un ápice de las recetas que le trae de Bruselas el ministro Guindos.

El perfil es tan bajo en la propaganda gubernamental que se ha jaleado poco dos noticias importantes. La disminución en el gasto por desempleo en el mes de septiembre es una buena noticia y, aunque refleja realidades diversas, supone una estabilización en el gasto presupuestario de las prestaciones por desempleo en algo más de 29 mil millones de euros, con un ahorro efectivo de más de 3 mil millones de euros en relación con el  2010.

Es cierto que la tasa de cobertura del sistema de prestaciones ha bajado al 60,7 por ciento de los 4,7 millones de parados pero, sin duda, la creación de empleos en los dos últimos trimestres ha contribuido a reducir la carga presupuestaria y, en consecuencia, a liberar recursos.

La otra buena noticia es el crecimiento de las exportaciones que refleja que los sectores productivos más dinámicos están dispuestos a tomar una posición activa en la economía abierta y globalizada. Las exportaciones crecieron un 8 por ciento en el primer trimestre de 2013 en relación con el 2012, lo que supone más de 118 mil millones de euros, batiendo todos los records de la serie histórica.  Y con los datos de septiembre se confirma la tendencia con un crecimiento interanual del 6,8 por ciento.

Este dinamismo exportador es especialmente relevante en un entorno de euro fuerte que mantiene un tipo de cambio con el dólar en la relación de 1,3.

Los datos reflejan una transformación real y efectivo del modelo con una economía más abierta, menos endogámica y autárquica y, por tanto, más competitiva y que recibe más confianza. Las actuaciones voluntaristas del Gobierno de Zapatero, leyes de economía sostenible y compañía, han quedado arrumbadas en el desván por la positiva realidad que protagonizan los empresarios de los sectores exportadores.

El cumplimiento de los objetivos de financiación del Tesoro para 2013, con una rebaja  del 0,5 por ciento en el coste de la financiación de la deuda emitida, ratifica que  las tormentas en el mercado de la deuda pública se han alejado de un horizonte próximo.

El nudo gordiano sigue estando en el bloqueo de la circulación de la financiación que no fluye al mercado minorista de empresas y particulares desde el mercado mayorista de las entidades financieras. Draghi, desde el BCE advierte de una penalización, tasa de interés negativo, que rompa la presa de la inacción de las entidades de crédito que continua enganchadas a la financiación expansiva del BCE y su colocación en deuda pública, dejando de lado prestamos y créditos a los agentes económicos.

Esta sopa de datos merecía una explicación pedagógica del Gobierno de Rajoy que ha celebrado muy discretamente su segundo aniversario.

Enfrente, la oposición de izquierda y medios afines continúan intentando convencernos de que se ha desmantelado el Estado del bienestar y que hay una regresión en los derechos  sociales. Afirmaciones que no resisten el cotejo con las grandes partidas de los presupuestos del Estado y de las CCAA que tienen vinculados porcentajes en torno al 85 por ciento  a políticas sociales.

Si a ello se une la subida de la presión fiscal en todas las figuras tributarias, tenemos, junto con el incremento de la deuda, la perfecta representación de una política socialdemócrata: política anti cíclica mediante emisión de más deuda, subida de impuestos y altos porcentajes de gasto social en el gasto presupuestario, con reducción rotunda de la inversión.

Solbes ha obtenido una victoria después de abandonar el Gobierno de Zapatero. El Gobierno de Rajoy  ha aplicado una parte importante de sus recetas, aunque le contradiga en que, en este momento, la política sí se subordina a la economía.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *