Elecciones en clave territorial

Los resultados electorales de las elecciones autonómicas en Galicia y Euskadi han cumplido los pronósticos que se aventuraban.

En Galicia, el Partido Popular ha cumplido el objetivo de revalidar su mayoría absoluta. El Gobierno de Núñez Feijóo ha mantenido un electorado fiel y leal y le ha beneficiado la menor participación electoral en la aritmética de la distribución de diputados. Crece en número de diputados, porque ha gobernado con sentido común y los gallegos no se han metido en la aventura de un cambio de gobierno, a modo de tripartito, en estos duros momentos. Estabilidad y seguridad en estos tiempos llenos de incertidumbres.

La estrategia de Ferraz de “nacionalizar” la campaña electoral no ha servido de nada. Los gallegos han votado en clave local y no han entrado al trapo del dilema que han planteado los socialistas: ratificar o desautorizar a Rajoy, un partido que no se jugaba en las elecciones de hoy, pero cuya resolución aporta tranquilidad al Presidente del Gobierno en su territorio natural. Una preocupación menos en la agenda de La Moncloa y satisfacción personal más allá de consideraciones políticas, sin olvidar su traslación a los colegas en Europa.

Los resultados en Euskadi también eran previsibles y la relación de fuerzas entre el PNV- que obtiene una mayoría relativa muy distante de la mayoría absoluta – y Bildu – que pesca algunos votos en el nacionalismo moderado y en la izquierda- está en la horquilla que se anticipaba en algunas encuestas.

En todo caso, un Parlamento vasco muy plural y complejo que va a exigir mucha inteligencia política al gobierno de Urkullu que tendrá que buscar pactos en tres escenarios. El Gobierno de Madrid del PP; la convivencia con los Ayuntamientos de Bildu y su creciente peso parlamentario; y los acuerdos puntuales con el PSOE para lograr la suma aritmética que le permita aprobar los presupuestos y los proyectos legislativos.

El desplome del PSOE y de su candidato Patxi Lopez es una mala noticia, en cuanto certifica un durísimo castigo al gobierno de los constitucionalistas que ha dirigido la política vasca desde 2009 y revela el fracaso de la gestión realizada que se presentó como un cambio histórico que ponía fin al monopolio del PNV. Un castigo a los dos grandes partidos nacionales, PSOE y PP que pierden una cuarta parte de sus escaños. El bloque nacionalista no solo ha aguantado la pérdida del gobierno, sino que su labor en la oposición, bastante moderada por el PNV, ha dado resultado. Entre sus activos, Urkullu que ha reivindicado la necesidad de acuerdos, un método que los ciudadanos están reclamando para dar una respuesta a la crisis.

Los problemas del PSOE y de Rubalcaba se han intensificado tras las elecciones. Correctivo doble con pérdida de 9 escaños en Euskadi y 7 en Galicia. Un suspenso por partida doble que va a remover las aguas poco tranquilas de Ferraz y que cuestiona no solo la estrategia del PSOE en la oposición, sino el agotamiento del liderazgo de Rubalcaba y reitera que la transición en el PSOE después del 20-N es un acto fallido. Los ciudadanos están afectados por los recortes del Gobierno, pero pervive en su memoria los errores de Zapatero y le han pasado factura por tercera vez, después de las municipales y autonómicas y de las generales de 2011.

El duro varapalo del PSOE le va pasar factura en su oposición parlamentaria y trasladará desánimo – que se notará – a sus diputados.

En cualquier caso, los grandes problemas del país siguen abiertos en canal. Para el Gobierno de Rajoy el escenario no cambia sustancialmente desde Madrid -salvo la debilidad sistémica del PSOE- y la victoria en Galicia y el cambio de gobierno en Euskadi a manos del PNV, estaban descontadas en los análisis previos. Habrá pactos puntuales con el PNV y su interlocución puede ser positiva para cerrar definitivamente la historia de ETA y la tragedia de la violencia, las extorsiones y los asesinatos.

En la política, siempre es mejor en tiempos electorales trabajar sobre la realidad que sobre tus propias convicciones. Y por ello los electores han votado conforme a sus concretos intereses territoriales.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *