Europa nos hace un By-pass financiero

Luis de Guindos ha presentado la petición de fondos a Europa que se ha producido formalmente a las 17 horas en la video conferencia de trabajo que ha celebrado el Eurogrupo. El protocolo se ha cumplido. España, por su representante el ministro de Economía, ha hecho formalmente la petición y el Eurogrupo ha respondido a la solicitud y ha fijado su importe,100.000 millones de euros, el 9 por ciento del PIB de España, destinado a dotar la recapitalización del FROB que es un ente público integrado en el Estado que tiene como función aportar los instrumentos financieros necesarios para la consecución de la reestructuración del sistema de Cajas de ahorro, hoy en procesos de fusión y de transformación en Bancos.

Políticamente el Gobierno de Rajoy ha desplegado una intensa actividad para que el rescate no se acompañase de condicionantes macroeconómicos, aunque evidentemente el préstamo sindicado que nos hace Europa viene con un protocolo de condiciones a las entidades financieras que acudan al FROB y, concretamente, soliciten auxilio financiero procedente de esta dotación de rescate de 100.000 millones.

Este menú de condiciones se superpone a los requerimientos del FROB recogidos en el Real Decreto Ley de 2009 y en las modificaciones posteriores, lo que plantea una doble categoría de entidades auxiliadas por el FROB. Las que solicitaron fondos del tramo España y las que lo soliciten del tramo Europa y cada categoría con un panel diferente de condicionantes que exigirá una incorporación a nuestro Derecho interno, mediante un nuevo Real Decreto Ley , a pesar de que Guindos ha utilizado la expresión de que el FROB actuará como “agente” de la dotación del rescate.

En términos económicos, lo cierto es que por mucho que se edulcore la situación, con la teoría del FROB como un by-pass financiero, intentando descontaminar a España de la maldita palabra “rescate, lo cierto es que el deudor frente al acreedor, sea el Sistema o el Mecanismo de Facilidades Financieras, es el Reino de España. La deuda, esta cuenta de crédito que nos abre Europa, consolida deuda en la contabilidad nacional , se traduce en el ratio deuda/PIB, los interés se cargan al servicio de deuda de los presupuestos generales, Yaa pagamos más de 28.000 millones de euros y si quiebra el deudor final, la entidad financiera auxiliada, el quebranto nos afecta a todos.

¿Qué repercusión se puede esperar en los mercados? Técnicamente, al incrementarse la deuda y el servicio de deuda, nuestra deuda soberana vale menos y en el mercado secundario este menor valor se traduce en un incremento de la prima de riesgo. Si sus deudas crecen y no se incrementan sus ingresos en la misma proporción, es evidente que los acreedores se perjudican.

En segundo lugar si este dinero va dirigido a las entidades que están en la UVI del FROB y se estima que un 30 por ciento de nuestro sistema financiero está contaminado por activos tóxicos, estamos haciendo una trasfusión a enfermos muy graves y ,por tanto, estamos apostando por su recuperación, lo que puede ser o no.

El análisis que hace el Gobierno es que estas entidades con graves infecciones están contaminando a todas las demás y a nuestra deuda soberana, lo que sin duda es cierto en términos de diagnóstico, pero han sido la propia trayectoria política, las decisiones tomadas y las ausencias de este Gobierno y del anterior, la que ha generado este estado de convulsión en el supuestamente excelente sistema financiero. Como no se tomaron medidas para aislar a las entidades intoxicadas e incluso, liquidarlas, salvando los órganos sanos, ahora nos encontramos con un pabellón de infecciosos desmesurado.

Técnicamente, a mayores requerimientos de capital y de provisiones, mayor encarecimiento y contracción del crédito, por lo que es muy discutible que está inyección financiera que va dirigida a entidades infectadas fluya a través del sistema vascular y llegue a los ciudadanos. Realmente el Gobierno hace un acto de fe pensado que puede enderezar estas entidades con está nacionalización y europeización del 30 por ciento de nuestro sistema financiero.

Algunas cuestiones incidentales quedan en el tintero sin contestar. Si el FROB es un simple agente y la dotación del fondo es europea, ¿quién tendrá la titularidad de las acciones en el caso de aportaciones a capital? ¿Cómo se articula en Europa este nuevo instrumento? ¿Se va a generalizar como una norma aplicable a todas las entidades europeas o es un traje a medida de España?

En definitiva, ya hay dinero para Bankia, Caixa Catalunya y Novocaixagalicia, que necesitan 30.000 millones ya mismo y queda un colchón para los líos que sigan apareciendo. Esperemos que los condicionantes europeos exijan un sistema de responsabilidad serio a sus gestores.

En fin, Guindos da la cara y hay que reconocer que se lo curra, aunque como en el futbol para ganar los partidos deben jugar todas las líneas.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *