La delgada línea de la mayoría absoluta

La mayoría absoluta en las próximas elecciones generales está marcada por una fina línea que va a jugarse en Andalucía y Cataluña donde se concentran 61 y 47 escaños respectivamente.

En las elecciones 2008, el PSOE tuvo un parcial con el PP de +11 en Andalucía y + 17 en Cataluña, es decir, 28 escaños de diferencia que el PP redujo en otras Comunidades hasta los 15 escaños de diferencia que marcaron el resultado final. La estrategia electoral de Rajoy se ha dirigido los últimos cuatro años a cerrar la brecha de separación con el PSOE en estas Comunidades, ya que el incremento de votos en otros territorios que han sido caladeros del PP está al límite. Así es difícil crecer más de de dos diputados en Madrid, Castilla León, Murcia o en Valencia, aunque previsiblemente habrá correcciones menores en Castilla La Mancha, donde el diferencial +3 del PSOE puede invertirse a favor del PP o en Aragón donde el PP puede recuperar 2 escaños.

Esta reflexión nos lleva a un escenario en el que el PP estaría en la banda de 170 diputados y el PSOE en la de 140 –entre los dos partidos suelen repartirse de 310 a 315 de los 350 diputados del Congreso-dependiendo la foto final del comportamiento del voto en Andalucía y Cataluña.

La decisión de Griñán de no convocar elecciones andaluzas al mismo tiempo que las generales se enmarcan en esta estrategia de conservación y movilización de su electorado, convertido en El Álamo del PSOE. Cataluña debería haber jugado el mismo papel, pero la caída del tripartito en las elecciones autonómicas constituye un gran inconveniente y una letra de pago cuyo segundo plazo de vencimiento coincidirá con las generales. El PSOE carece hoy por hoy de un liderazgo sólido en esta Comunidad y la derrota de Carmen Chacón frente a Rubalcaba ha hecho patente ese vacío.

Rajoy es consciente de que más allá de los efectos de la crisis económica y del paro necesita la concurrencia de tres condiciones para obtener la mayoría absoluta: 1.la desmovilización del electorado del PSOE; 2.un millón de votos del electorado de centro y 3; el crecimiento de minoritarios, como UPyD y Nacionalistas, que deben crecer a costa de los socialistas, rebajando el precio electoral de los restos electorales por efecto de la Ley D´Hont.

Esta estrategia electoral de Rajoy ha sido amenazada por el conflicto con los profesores de secundaria que ha servido para rearmar la munición ideológica de Rubalcaba, reabriendo un debate que estaba cerrado en nuestro país: la confrontación entre la educación pública, la concertada y la privada. La decisión de la Comunidad de Madrid, que está plenamente legitimada desde su competencia organizativa, ha sido gestionada con inoportunidad de tiempo, de presentación y de argumentación. La torpeza,adereza por las declaraciones de Esperanza Aguirre sobre la gratuidad de la enseñanza, puro diletantismo, ha sido memorable. El principio electoral de no atizar el avispero está en los manuales de primaria de política electoral.

Junto a ello, en tono menor, el conflicto con los farmacéuticos-votantes mayoritarios del PP- en Castilla La Mancha es otra torpeza electoral. En una Comunidad con numerosos núcleos rurales, donde las farmacias cumplen no solo su función propia sino que son centros sociales de la localidad, el descontrol en la gestión del problema se puede calificar de imprudencia temeraria.

Para que no falte de nada, el lío que han organizado los consejeros de RTVE es un ejemplo de una cierta descoordinación en la sede de Génova en tiempos electorales, sin duda motivada por la dualidad de Cospedal a caballo entre Madrid y Toledo.

Rajoy ya utilizó la frase de “joder qué tropa”. La mayoría absoluta del PP es fundamental para garantizar una agenda de reformas que, sin duda, deben consensuarse entre los dos grandes partidos, pero que necesitan el aval de un Gobierno sólido. Y para conseguir el objetivo es indispensable que los suyos no cometan errores, ni inconscientes ni voluntarios.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *