Zapatero hace aguas

Tomas Gómez le ha ganado las primarias al trío Jiménez-Blanco-Zapatero y ha demostrado, aunque sea por  una vez, que la democracia interna es el primer mandamiento para la regeneración de la política y aligerar las estructuras internas monolíticas de los partidos. Ahora tendrá que demostrar que tiene proyecto, equipo y estrategia para obtener un buen resultado en Madrid, una circunscripción electoral en la que el PSOE lleva 15 años perdiendo elecciones.

El reto de ganar en Madrid, Comunidad y Ayuntamientos, empezando por el de la capital, se antoja casi imposible, sobre todo si se conjuga la fortaleza de PP, de sus cabeceras Aguirre y Gallardón y el registro del voto madrileño que siempre ha votado en las elecciones territoriales con una perspectiva nacional. Y el desgaste de Zapatero es tremendo -la encuesta de El País del domingo con 14,5 puntos a favor del PP así lo atestigua- especialmente en un  territorio como Madrid , donde sus ciudadanos devoran la información política y económica.

El PP cometería un grave error si se duerme en los laureles. Los votos son para  el que los trabaja y Aguirre tiene que aplicar su máxima de “pico y pala” y movilizar a toda la organización madrileña. La confianza y la prepotencia son las armas que cargan la sorpresa de los resultados electorales y Tomas Gómez ha crecido políticamente durante las primarias y más con la victoria sobre la candidata de Moncloa y Ferraz.

Al otro lado de la calle, no cabe duda que la posición del candidato al Ayuntamiento, Jaime Lissavetzky, que hizo ticket con Trinidad en las primarias ha quedado  debilitada con el resultado del domingo. Ni respondía al retrato robot del candidato adecuado para enfrentarse a Gallardón cuando fue designado ni le favorece el día después de las primarias. Veremos cómo llega al domingo electoral de mayo de 2011.

La derrota de Trinidad Jiménez en Madrid demuestra que lo queda del equipo que llevó a Zapatero a la Secretaría General está haciendo aguas y que existe una contestación interna, todavía no articulada, pero perfectamente identificada. Zapatero, el flautista de Hamelin, está perdiendo ratones por el camino, que ya no se muestran encantados con la música ligera que sale de su flauta. El encantamiento empieza a desvanecerse.

Zapatero tiene que mover fichas, en el Gobierno y en el partido y salvada la votación de presupuestos, si se cumple el pronóstico con el PNV, ya no podrá permanecer estático atenazado por el síndrome de Lot que atrapa a los presidentes en el complejo de La Moncloa y que Rajoy aplica disciplinadamente en la oposición.

El mundo financiero sigue  revuelto y todavía quedan algunos traqueteos que meten el miedo en el cuerpo a los gobiernos y los banqueros, mientras los ciudadanos miran al horizonte buscando un rayo de esperanza. La huelga no ha servido de nada y la presunción está en la idea que nos han montado un paripé entre  Zapatero y los sindicatos. Los sindicatos  y el gobierno han salido tocados del 29-S  y la economía vive  a años luz de unos discursos anclados en el pasado. El FMI sigue pidiendo una agenda de reformas a España en gasto público, Administraciones territoriales, disciplina presupuestaria y gasto social y si no se abordan, perderemos el primer tren de la recuperación económica. Ni el Gobierno ni la oposición han sido lo suficientemente audaces para decirle al país que  hay que hacer más esfuerzos y que la crisis no se resuelve con el dialogo social sino mediante la voluntad y la convicción de que es necesario poner en marcha una profunda reforma de nuestra organización política y de la estructura económica.

En una excelente Tercera en ABC, José García Velasco, Comisario del centenario de la residencia de estudiantes, de la que fue Director, trae a colación una oportuna cita de Giner que pide a los jóvenes “más intensidad de vida: pensar más, trabajar más, sentir más, querer mas…”. Esto es lo  que necesita el país. Unos políticos  que apliquen la cita  de Giner y aporten más intensidad a la vida política que  hoy se mueve  al son de  caballos percherones dando vueltas a la pista del circo.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *