La metamorfosis de las cajas

¡Albricias! La entrevista entre Zapatero y Rajoy en La Moncloa ha dado resultado y el Gobierno ha aprobado un Real Decreto Ley de  modificación de la Ley de Órganos Rectores de las Cajas de Ahorro que abre un camino sin retorno en la transformación de estas entidades financieras, cuyo modelo ha hecho crash y no ha resistido los embates de la crisis. Una tormenta financiera y económica que ha dejado al descubierto las insuficiencias estructurales y el grave error de estar situadas bajo la competencia de las CCAA, que tutelaban su gestión, como Bancos de desarrollo regional, a través de la longa manu de los cargos políticos.

Si la crisis de los 80 voló el modelo de Banca Industrial, la crisis del 2010 y sus prolegómenos desde el 2006, ha dinamitado el modelo de las Cajas  convertidas en co-promotores urbanísticos e inmobiliarios. La devaluación de activos, la concentración de riesgos y la vulnerabilidad de las carteras de crédito han sido cargas de profundidad que han puesto de manifiesto que la Cajas necesitaban con premura una reforma estructural.

El Gobierno ha optado por un modelo abierto, en el que ofrece un abanico de posibilidades, un muestrario plural de trajes a medida de las distintas situaciones. En primer lugar, se dota a las cuotas participativas de derechos  políticos, pues es impensable que los inversores estuviesen dispuestos a aportar recursos sin tener capacidad de control sobre la gestión de la entidad. A partir de ahora, un 50%  de la propiedad de  la caja podrá estar representado por cuotas participativas ,que actúan como acciones con libertad de retribución y emisión. En definitiva se pasa de un modelo de propiedad cerrado a un modelo abierto y, aunque no es técnicamente correcto, ya  que las Cajas son fundaciones privadas, se puede hablar de una privatización de su propiedad.

A partir de este nuevo escenario, se establecen cuatro opciones. 1. Seguir como Cajas, con cuotas participativas, adaptando sus estatutos.2.Integrarse en una SIP, en síntesis, un holding en forma jurídica de sociedad anónima. 3. Escindir su negocio financiero a favor de un Banco, conservando como Caja el negocio industrial y la obra social, lo que deja la patata caliente en la Caja y va en sentido contrario a las formulas de Criteria y Cibeles, formalizadas por las grandes Cajas.4.Y quedar reducida a una fundación, cediendo todo su negocio, el financiero y el industrial, si el Banco lo quiere y no lo liquida o lo aparca, que es lo más probable.

En definitiva, las recetas abren un camino sin retorno y el escenario final es una huida del ámbito competencial de las CCAA y ,en consecuencia ,la salida de cargos políticos y amigos y conocidos de sus órganos de gobierno, en muchos casos con una preparación y una experiencia financiera y de gestión igual a cero.

Realmente, las Cajas han servido para completar retribuciones a cargos  públicos y situar en sus órganos a  próximos y allegados que conformaban lo que se ha llamado grupos representados, que mimetizan la representación política y sindical. Alberto Ruiz Gallardón, en su etapa en la Comunidad de Madrid, ya dio un paso en este sentido, pero navegó a dos aguas y no fue lo suficientemente decidido para planear una reforma estructural.

Los tiempos de transición en las reformas estructurales no son fáciles y más en unos momentos de ajuste. Quedan interrogantes por resolver que no desvela la referencia del Consejo de Ministros, como es el control que se va a ejercer sobre las fundaciones que se constituyan  o sobrevivan al proceso. De los cuatros modelos  del Real Decreto Ley, el 3 y el 4 son realmente una venta con liquidación de activos y el 1 y el 2  llevan a una dilución de su propiedad en sociedades anónimas, sea en la formula de cuotas o en la de SIP.

La reforma va a ser bien acogida en los mercados internacionales, ya que sanea la parte de nuestras entidades financieras que está contaminada. Dentro de pocos días se publicaran los test de resistencia de los Bancos en la UE. El G20 no ha tomado una decisión sobre la tasa que se pretende imponer sobre las transacciones de las  entidades financieras. El Presidente del Banco Popular, con buen criterio, ha declarado que no es razonable imponer una tasa a Bancos que no han  apelado a las ayudas públicas. Y por mucho que el FROB se bautizase como restructuración ordenada bancaria, aquí las únicas que han apelado a sus Fondo han sido las Cajas de Ahorro.

Zapatero, con el apoyo de Rajoy, ha colocado su primera reforma estructural. Ya solo falta que sigan.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *