Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

España ante la amenaza nuclear de Putin

Vladimir Putin

EFEEl presidente ruso Vladimir Putin visita Veliky Novgorod

El presidente ruso Vladimir Putin ha anunciado la movilización de 300.000 reservistas y amenaza a Ucrania y Occidente con utilizar ‘todos los medios a su alcance’, es decir sin descartar un ataque nuclear, ‘para proteger a Rusia y su integridad territorial’, acusando a Occidente de querer destruirlos. Y ha añadido Putin: ‘esto no es un farol’.

Es decir que Putin, humillado por las últimas derrotas que le ha infringido Ucrania con sus exitosos contra ataques en el Este del país, se dispone a aumentar su ejército y su intervención militar de manera exponencial y no descarta un ataque nuclear, como podría ser el bombardeo de alguna de las centrales nucleares de Ucrania lo que tendría demoledoras consecuencias.

Y aunque Putin amenazó otras veces y no hizo nada las últimas palabras y advertencias de Putin deberían ser tenidas muy en cuenta por la OTAN (que lleva demasiado tiempo callada) y los primeros gobiernos de Occidente. Los que tienen la obligación, España ahí incluida, de tener preparado un ‘Plan de emergencia nacional’ (política, económica, militar, social y energética), ante la eventualidad de que Putin utilice armas de destrucción masiva.

Algo que de ocurrir nos pondría en el umbral de la III Guerra Mundial y en plena crisis energética y económica europea lo que, por otra parte metería a la Unión Europea en una gran recesión con un durísimo impacto económico y social.

Lo que en España le obligaría al presidente Pedro Sánchez, si es que tiene ese ‘Plan de emergencia nacional’ preparado, a expulsar inmediatamente del Gobierno a sus cinco ministros de UP que están contra la OTAN y más cerca de Putin, ofreciéndole al mismo tiempo al PP un pacto de ‘unidad nacional’.

Y no solo en lo político y militar sino también en el campo económico y en el social donde una crisis de esta envergadura crearía situaciones de exclusión social y pobreza a millones de españoles, incluidas la escasez de energía y alimentos.

Estamos en una situación incierta y peligrosa que está abriendo las portadas y titulares de los más importantes medios de comunicación occidentales y, a la vez, siendo objeto de una mayoría de los discursos que los principales líderes internacionales están pronunciando en estos días en la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Unos tiempos y unos momentos difíciles en los que, como poco y a título ‘preventivo’ se debería celebrar en La Moncloa un encuentro entre el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez y el líder de la Oposición Alberto Núñez Feijóo.

Sobre el autor de esta publicación

Pablo Sebastián

Pablo Sebastián, actual Editor y fundador del diario digital Republica.com, ha sido el primer periodista en fundar un diario exclusivamente digital de habla hispana en España y America, al iniciar esta su etapa profesional y digital en el año 1997 con EstrellaDigital.es, hace ya 25 años.

Pablo Sebastián, nacido en Córdoba en 1947, es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra y desarrolló una amplia carrera profesional en la que trabajó en todos los diarios impresos de la Transición: ABC, Diario 16, El Pais, El Mundo y El Independiente que fundó y dirigió.

Asimismo fue delegado del Periódico de Cataluña en Madrid, director de Interviú, subdirector de Tiempo, y corresponsal de EFE, ABC y Cambio 16 en Bruselas. Y más adelante corresponsal de TVE en Paris, después de haber dirigido uno de los telediarios (TD3) de la primera cadena de TVE y haber colaborado en radio con RNE, COPE y Onda Cero.

Pablo Sebastián fue vicepresidente de la APE, Asociación de Periodistas Europeos, y luego secretario general y fundador de la AEPI, Asociación de Periodistas y Escritores Independientes. Tiene en su haber el ‘Premio del Periodismo Europeo, el Premio del Movimiento Europeo, el Premio Luca de Tena, así como el Premio a la Libertad de Expresión. Durante la Transición y en la oposición al franquismo fue representante, durante su estancia en Bruselas, de la Junta Democrática de España ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.